Enviado especial de la OEA hace llamamiento a votar mañana

Por sábado 26 de noviembre, 2005

Tegucigalpa, 26 nov (EFE).- Frank Almaguer, representante del Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, en las elecciones generales de mañana en Honduras, hizo hoy un llamamiento a los hondureños a que acudan a las urnas para consolidar su democracia.

Almaguer, ex embajador de EEUU en Honduras, dijo en rueda de prensa que los preparativos del proceso electoral "se han realizado de manera adecuada" y que "el material ha sido distribuido en su totalidad".

Agregó que los recintos electorales se encuentran listos para recibir a los votantes y que confía en que hoy queden solucionados adecuadamente los aspectos pendientes de la transmisión y publicación de resultados.

Frank Almaguer dijo que los cinco candidatos a la presidencia de Honduras, con los que ya se reunió en Tegucigalpa, "coinciden en entender que las elecciones "son un prerrequisito para el desarrollo y la gobernabilidad".

En ese sentido, añadió, los candidatos "están dispuestos a generar el espacio de tranquilidad y sosiego que demanda el pueblo hondureño".

Almaguer invitó a todos los involucrados en el proceso electoral a que se conduzcan "con prudencia y mesura" durante y después de las votaciones, "apegándose a la legalidad y aceptando con civismo los resultados de las mismas".

Subrayó que por lo que ha escuchado, la preferencia por los candidatos favoritos a ganar será muy reñida, lo que a su juicio podría demorar un poco el recuento de votos, aunque sin alterar el proceso.

Los candidatos favoritos a ganar la presidencia son Porfirio Lobo, del gobernante Partido Nacional, y Manuel Zelaya, del Partido Liberal, primera fuerza de oposición, debido al tradicional bipartidismo que existe en el país.

Tanto Lobo como Zelaya aseguran que ganarán los comicios, según sus propias encuestas, cuya divulgación esta prohibida por la ley electoral.

Los hondureños elegirán mañana un presidente, un vicepresidente, 128 diputados y 298 alcaldías municipales.

Unos 3,9 millones de hondureños podrán ejercer el sufragio, que será seguido por más de 6.000 observadores, entre nacionales y extranjeros.

La OEA envió 113 observadores para verificar las elecciones en Honduras, país que retornó a la democracia en 1980, tras casi dos décadas de regímenes militares.