Equidad y justicia, Presidente Medina

Por Carlos Luis Baron lunes 20 de agosto, 2012

Al inicio de la fundación de nuestra nación como república, el Apóstol proclamó “Sed justo los primeros si queréis ser felices”: él sabía entonces que, sólo aquellos pueblos que lograrán justicia y equidad entre los suyos, estarían destinados a crecer y ser grandes entre los grandes. Este es un país donde conviven muchas injusticias, en eso están de acuerdo, inclusive aquellos que por décadas han sido los responsable de ello. Vivimos en un país injusto porque los lideres que, hasta hoy, nos han dirigido han permitido que intereses pecuniarios, de grupos corporativos nacionales y extranjeros, sean colocados por encima del bienestar de una nación y de un pueblo entero.

Para que la historia de este pedazo de isla no siga siendo prisionera de las mismas circunstancias, aquellos que aún sienten el latir de la patria en sus corazones, están llamados a redimir por todos aquellos corazones que dejaron de latir y abonaron con su sangre y sus lágrimas la tierra nueva que habrá de nacer de tantos sacrificios.

Por aquellos que quisieron construir un mejor lugar aquí, por los que vivieron y lucharon, conscientes de la vida que dieron, exhortó al nuevo gobierno que ahora inicia, a no olvidar a ese selecto grupo de muertos que dieron su vida por este país y qué bueno que Usted, Presidente Medina, se refirió a ello en su discurso.

Ellos nos recuerdan cada día nuestro compromiso para con este pueblo, en tantos niños e indigentes que a diario vemos en las calles, no se puede seguir ignorando tantas faltas.

El nuevo gobierno tiene como reto principal, como árbitro elegido, mediar para evitar que, en un tiempo prudente, las reglas y leyes que sean aplicadas, contengan equidad y justicia, para que las mayorías de habitantes de esta media isla tengan derechos, inclusive a tener dignidad.