Equipos rescate descartan que haya supervivientes accidente aéreo

Por martes 16 de agosto, 2005

Caracas, 16 ago (EFE).- Las autoridades venezolanas no han hallado hasta ahora supervivientes del avión colombiano que se estrelló la pasada madrugada con 160 personas a bordo, casi todas ellas turistas franceses, en una sierra fronteriza con Colombia.

Germán Bracho, portavoz de la Dirección Nacional de Protección Civil venezolana en la zona, dijo a la prensa que nadie sobrevivió al accidente.

Los 153 pasajeros del avión colombiano que se estrelló en Venezuela eran franceses y todos han muerto, según la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) de Francia.

La tripulación, compuesta por siete u ocho miembros, según diversas fuentes, era colombiana, indicó la compañía West Caribbean Airways (WCA), propietaria del avión siniestrado.

"Hay muchos restos del aparato diseminados por una amplia zona" informaron a televisiones locales miembros del Servicio Aéreo de Rescate (SAR) de Venezuela que sobrevolaron la zona del accidente en la sierra de Perijá, a unos 836 kilómetros al oeste de Caracas.

Equipos de rescate tratan de llegar bajo una intensa lluvia a las estribaciones del lugar del siniestro, que ha sido acordonado por fuerzas militares para facilitar las labores de salvamento.

También el ministro venezolano del Interior, Jesse Chacón, indicó a los periodistas que helicópteros y aviones de la Fuerza Aérea Venezolana han sobrevolado la boscosa zona y planteó que "es muy difícil que pueda haber sobrevivientes".

Habitantes de la cercana población de Machiques indicaron haber oído una fuerte explosión sobre las 03.30 hora local (07.30 GMT), que se supone fue provocada por el impacto del avión al estrellarse.

Ambulancias y vehículos de rescate se dirigen al lugar del accidente desde la ciudad petrolera de Maracaibo, capital del estado Zulia, en el que se encuentra la Sierra de Perijá.

El avión, un birreactor MD-80, de WCA, matrícula HK-4347-X, cubría la ruta entre el aeropuerto panameño de Tocumén y Fort-de-France, la capital de la isla caribeña de Martinica, territorio francés de ultramar.

WCA informó de que el avión estaba a cargo de ocho tripulantes, al parecer todos colombianos, y que había sido abordada por 152 pasajeros, uno de los cuales era un niño.

"El vuelo (…), que cubría la ruta Panamá-Martinica con 151 pasajeros y un infante, y ocho tripulantes a bordo, se declaró en emergencia a veinte millas (32 kilómetros) del borde entre Colombia y Venezuela", indicó la aerolínea en un breve comunicado que divulgó en su sede central de Medellín (Colombia).

El general Hitamar Barrios, jefe militar de la zona del siniestro, declaró a la prensa que se presume que los pasajeros eran turistas franceses que pasaron sus vacaciones en Panamá y que la tripulación era colombiana.

La Autoridad de Aeronáutica Civil de Panamá, Tomás Paredes, informó de que el avión despegó de Tocúmen, aeropuerto cercano a la capital panameña, hacia la 01.00 hora local de hoy (06.00 GMT) con destino al aeropuerto de Lamentin, cerca de Fort-de-France.

"La aeronave no reportó ningún problema de mantenimiento cuando estuvo en Panamá y se le atendió normalmente se le suministró 34.000 libras (15.436 kilos) de combustibles y siguió rumbo hacia Martinica", agregó.

El ministro venezolano de Interior relató que hacia las 03.00 horas locales (07.00 GMT) el avión pidió permiso para ingresar en el espacio aéreo venezolano y aterrizar en Maracaibo porque tenía problemas en un motor.

Posteriormente volvió a comunicarse con la torre de control para alertar de que también tenía problemas en el otro motor, momento en el que según los controladores aéreos que seguían su curso, comenzó a caer a razón de 7.000 pies (2.135 metros) por minuto, hasta estrellarse.

Este accidente es el segundo de una aeronave de la misma compañía que se registra desde el pasado 26 de marzo, cuando una avioneta que cubría una ruta en el Caribe colombiano se estrelló cuando despegaba de la isla de Providencia.

El pequeño avión era un Let-410 con doce pasajeros y dos tripulantes que tenía previsto regresar a San Andrés, la isla mayor del archipiélago de San Andrés y Providencia.

En el accidente murieron ocho personas, incluidos los dos tripulantes, en tanto que otras seis resultaron heridas. EFE