¿Es la nominilla CB constitucional?

Por martes 1 de abril, 2008

Todos los caminos conducen a establecer que la “nominilla de base” existe y con ella, según todo lo que se ha dicho sobre este asunto, se pagan variadas cantidades de dinero a dirigentes medios, militantes y simpatizantes del Partido de la Liberación Dominicana por el solo hecho de pertenecer a dicha organización o/y apoyar al presente gobierno porque no realizan una función pública y legal que justifique moral y legalmente tal situación.

De hecho, estamos delante de lo que se llama “botella política”, delante de una clara y flagrante violación no sólo de las leyes electorales, sino de muchas leyes constitucionales.

El presidente de la República, el doctor Leonel Fernández, ha dicho que la decisión de la Junta Central Electoral prohibiendo dicha nominilla de base es inconstitucional, y desde aquí, uno se pregunta si es constitucional tomar dinero del Estado, que es de todos nosotros, para dárselo mensualmente a sus seguidores.

De verdad que nos gustaría saber, a ciencia cierta, sobre qué base jurídica el presidente de la República ha propiciado este mal uso de los recursos del Estado para beneficiar sus planes de seguir al frente del Poder Ejecutivo.

Nos parece, también, que podríamos estar delante de otro típico acto de corrupción gubernamental que debe ser conocido y condenado a nivel de la Suprema Corte de Justicia.

Aunque el presidente no lo quiera reconocer, la existencia de la Nominilla CB sí está estrechamente ligada, relacionada y vinculada con el actual proceso electoral, pues con la misma se le paga a los simpatizantes del PLD/gobierno para que se mantengan en faena y laborantismo partidario, amén que no es correcto, bajo ninguna circunstancia, que los recursos del Estado se pongan al servicio de los planes y estrategia política de un partido político.

Todo el que ha leído esta columna sabe perfectamente que hemos defendido todos los derechos constitucionales, políticos y morales que tiene el presidente de reelegirse, que desde aquí incluso hemos justificado y explicado el porqué el presidente debe seguir dirigiendo los destinos de la nación, pero jamás estaremos de acuerdo con esta Nominilla CB y las cosas que se les parezcan.

Somos del parecer que nuestra sociedad se merece que la clase política cuele bien su café, que es hora de dar ejemplo de legalidad y de actuación, que es hora de superar todas las viejas y malas prácticas políticas.

Nos parece que ha llegado la hora de superar la triquiñuela política del pasado en la que se apelaba a decenas de malos e ilegales procedimientos para quedarse en el poder a como de lugar

La democracia, en su justa interpretación, equivale a claridad, legalidad, justeza y constitucionalidad y la existencia de la Nominilla CB para favorecer los planes políticos del gobierno no es un proceder democrático.

El presidente debe ganar con limpieza, con honestidad y con legalidad para que sea un triunfo limpio y democrático que se corresponda con el deseo mayoritario de nuestros votantes.