Ese es el talante

Por Carlos Luis Baron viernes 1 de junio, 2012

He leído con gran júbilo la noticia dada a conocer por el vocero de la Asociación de Propietarios de Hoteles, Condominios y Establecimientos Comerciales de Playa Dorada, señor Julio Almonte, sobre la cita en el Parque Central a materializarse el dos (2) de Junio del dos mil doce (2012) para realizar la actividad que han denominado “Verano POP 2012“.

Esa es una buena señal. Ese es un buen comienzo.

Es una muestra que aparenta indicar que parte de la clase hotelera de Puerto Plata ha tomado consciencia de cuál debe ser su papel en el contexto de la vida de Puerto Plata.

Ese es un gran gesto y habla bien de ustedes, de su decisión a enfrentar el problema de la crisis del turismo en Puerto Plata.

Es un acto simbólico de que la clase hotelera quiere agarrar el toro por los cuernos, es lo mejor que pueden hacer.

Nadie vela mejor por su negocio que el mismo propietario de su negocio.

A diferencia de otras especies, el hombre puede mirar hacia atrás para prevenir y remediar y avanzar: por eso la decadencia de Roma y de otras civilizaciones y culturas son referencias obligadas de las civilizaciones y culturas actuales con pretensiones hegemónicas.

Hay que felicitarlos por haber dado ese paso.

No se circunscriban al mero aspecto de la propaganda que persiguen con esa cita en el Parque Central: partan de ahí y vayan más lejos de ahí.

No tienen porqué esperar a que el Estado y sus instituciones tomen la iniciativa: tomen ustedes la iniciativa: primero trazándose una ruta de trabajo con metas específicas a cumplir e irlas cumpliendo una por una, es decir, un plan de trabajo para irlo materializando.

Que el Estado y sus instituciones sean visualizados por ustedes como coadyuvantes con quienes pueden intercambiar ideas y obtener ayudas que estén fuera del alcance de ustedes.

Pero lo que esté al alcance de ustedes ejecútenlo ustedes mismos.

Que el motor del desarrollo turístico lo sean ustedes mismos.

Hay muchos negocios, que al mismo tiempo son atractivos turísticos, que ustedes pueden crear y establecer, sea en conjunto, sea separadamente.

Recuerden que en el turismo lo más importantes es crear atractivos y generar interés en visitar esos atractivos.

Quienes tienen interés en ver algo tratarán de vencer todos los obstáculos para ir a ver y conocer lo que les llama la atención.

Inviten al representante del Ministerio de Estado de Turismo, al de Patrimonio Cultural y al Ayuntamiento de Puerto Plata (al Pleno del Consejo Edilicio y al Síndico), háganlos co-partícipes de las inquietudes de ustedes.

Deben restablecer atractivos turísticos y deben crear más atractivos turísticos: la única limitación que ustedes tienen al respecto es la imaginación y esta es cuasi-infinita, es decir, usen la imaginación para restablecer atractivos turísticos y para crear nuevos atractivos turísticos: deben ejercerla llevándola a su máxima expresión.

También pueden copiar atractivos turísticos de otros lugares e importar.

La clase hotelera es la locomotora, todo lo demás son los furgones que la clase hotelera hala.

La clase hotelera es la cabeza económica de Puerto Plata.

Por eso la clase hotelera de Puerto Plata debe tener claros sus propósitos para poder avanzar dentro de dicho mapa de ruta.

Es importante que ustedes como hoteleros se reunan periódicamente para analizar y trazarse objetivos que redunden en beneficio de ustedes y de toda la comunidad puertoplateña.

Ustedes son propietarios de hoteles y como propietarios que son también tienen una función social que ejercer y desarrollar; tienen un compromiso con toda la sociedad de la Provincia de Puerto Plata.

Todo depende de ustedes mismos.

Mantengan el contacto periódico con todos los sectores sociales de Puerto Plata porque el intercambio de visión y de ideas es vital entre todos los componentes para mantener remozado un destino turístico.

Una última sugerencia: amplíen uniendo fuerzas con sus pares de los demás municipios de toda la Provincia de Puerto Plata; es de perogrullo, pero es verdad: en la unión está la fuerza.