Espejismo social

Por El Nuevo Diario jueves 1 de noviembre, 2012

El salto individual en busca del progreso unitario, se adueña de la sociedad dominicana. Lejos se está de la etapa, aunque fuera en sueños, en que se pensaba en bienestar colectivo. Lo que se podría llamar clase obrera vivió su momento de espejismo y pensó que llegaría al paraíso. Nunca lo alcanzó. De proletario cayó a marginado.

La sociedad tritura al que no da saltos adelante. Lo que se entiende por clase media si llegó al paraíso, pero de modo individual. El triunfo, para éstos, no es del equipo, sino del que más coraje y atracción tiene. Le da resultados a los que de pies descalzos se enfundan en trajes.

Cuando la clase media protesta, no es buscando el bien colectivo, sino sus particularidades. El carro, el apartamento, el aumento del sueldo, el principe azul y la hora de esparcimiento en un hotel de lujo. Corín Tellado hace muchos años, a las que hoy peinan canas, les vendió el sueño del principe azul. Con los años Y las nuevas relaciones sentimentales, se demostraría que no todo es amor y que es posible por esa vía dar el salto social.

Pero la clase media es la motora de los cambios sociales, solo que tiene que tener conciencia de su papel, y no estar poniendo los pies en el estribo para cambiar de residencia. Los activistas que pueden pulular en la clase media dominicana no pasan de ser buscadores de oportunidades. Tratan de conseguirla en la lucha contra las reformas impositivas, o en el cuatro por ciento para la educación.

En ningùn caso esos representantes de la sociedad civil y grupos colaterales hacen una verdadera defensa y lucha por la sociedad dominicana. Defienden su terreno, su tarjeta de crédito, su empequeñecida visión del mundo. Son iguales a los que combaten.

Las protestas en un parque situado en una zona exclusiva de Santo Domingo es una mera nostalgia, de los que algún día pensaron en un mundo mejor, y que el salto a la tierra de la abundancia se los hizo olvidar. Pero hay esperanzas.

Todos algun día vamos a tener alimentación, asistencia en salud, trabajo y condiciones de vida de acuerdo con un ser humano. A pesar de todo, todavía estas conquistas siguen siendo un espejismo en el convulso mundo de hoy.