¿Estaremos en el anhelado proceso de renovación, económica, política y social de RD.?……

Por Carlos Luis Baron miércoles 22 de agosto, 2012

NUEVA YORK,- Un desborde de inquietudes sociales, económicas, políticas y culturales que se conjugan con un urbanísmo reformador, que late en las aspiraciones de amplios séctores de la población, que han sido testigos de las transformaciones que sacuden la patria. Estas conquistas reformadoras de la nación dominicana, nó se pueden ignorar, debido a que laten, principalmente en las familias y en consecuencia, en todas las esferas productivas.

Es posible, que nos encontremos en un anhelado proceso de transformaciones sociopolíticas, que gira aferrado a una serie de factores e inquietudes innovadoras, que el presidente, licenciado Danilo Medina Sánchez, se propone fortalecer, para lo cual es necesario una firme integración de todos los desígnados en funciones gubernamentales, al cumplimiento con firmeza, de los atributos que el mandatario les ha asígnado una herramienta que necesariamente tiene que volcarse en el cumplimiento de las promesas del mandatario, a un país, en un avanzado proceso de cambios socio-económicos.

La República Dominicana ha logrado fortalecer su estatus desarrollísta. El ex presidente, doctor Leonel Fernández, durante ocho años (2004-2012), logró convertir en realidad, valiosas conquistas transformadoras de la sociedad, dígnas del reconocimiento coléctivo, qué, pueden ser superados, fortalecidos, en fín constituyen una herramienta que despierta y fortalecen las inquietudes innovadoras del presidente Medina Sánchez.

“El desborde de inquietudes políticas, trasciende en un momento, en el que la mayoría de los dominicanos, se encuentran esperanzados. están confiados en que son ineludibles las transformaciones y que con más fuerza pueden convertirse en realidad, si nos mantenemos atentos y colaboramos con la marcha del proceso, -de tal forma- que sepultemos, a los que, en el camino de las reformas, sean incapases de recibirlas y fortalecerlas, lo que se reflejará, por desgracia en un retorno al mal, al despojo de los derechos y de la vida .

Que Dios nos proteja: