Etanol: Realidad energética en Brasil

Por Carlos Luis Baron sábado 11 de febrero, 2012

En los últimos años la tendencia hacia las energías limpias o renovables se ha convertido, más que un compromiso ecológico, en una obligación, debido a dos problemas: uno ambiental y el otro económico. Aunque el factor ambiental no se ha tomado con el carácter que amerita, por parte de las economías más grandes que a su vez son las que mas contaminan, parece ser que el segundo factor, el económico ha volcado la atención y la inversión hacia las energías renovables.

A mediados de la primera década del siglo XXI los precios de los combustibles fósiles empezaron un aumento progresivo que no se ha detenido, esto debido a varios factores, como el crecimiento y aumento de la demanda por parte de los países emergentes con altos crecimientos económicos como china e india, así como a la especulación en los mercados internacionales. Este aumento de los precios de los combustibles ha presionado de manera brutal la economía mundial y por supuesto las más vulnerables, que son las economías pequeñas que no producen el preciado oro negro. Uno de los países que más ha invertido tanto a nivel de investigación, como de reducción de costos en un tipo de energía alternativa es Brasil, que ha hecho una alianza a largo plazo con el sector privado en el mejoramiento y eficiencia del cultivo de la caña de azúcar, materia prima del Etanol, que no es mas que un tipo de alcohol que puede ser utilizado como combustible.

Hace treinta años, cuando un litro de Etanol valía más que un litro de gasolina, muy pocos países hubieran considerado invertir en este combustible, pero brasil corrió ese riesgo pensando de manera acertada que los combustibles fósiles tenían un límite finito de existencia, y ahora produce el etanol mas barato del mundo.

Las condiciones favorables de brasil y su tradición de cultivar caña de azúcar, fueron esenciales para desarrollar el sector, pero fue la masiva inversión del gobierno en infraestructura e investigación hecha entre 1975 y 1989 la que permitió que el país se transformara en el líder del mercado mundial del etanol.

En 1973 fue cuando la industria del etanol realmente progreso, debido a que los precios del petróleo se duplicaron para ese entonces, lo que aumento el gasto en importaciones, y el gobierno se vio obligado a considerar la fuente alternativa mas conveniente, para mitigar el gasto que generaba la importación de petróleo en ese determinado momento. En ese momento el gobierno lanzo el programa nacional de alcohol (Pro-alcohol) en 1975 para aumentar la producción de Etanol como sustituto de la gasolina. Detrás del éxito del programa, había importantes avances científicos y tecnológicos en la agricultura y la industria.

Uno de los principales problemas en la producción de Etanol es el gran consumo de energía lo que fue solucionado, utilizando la fibra sobrante de la caña de azúcar (bagazo) para impulsar turbinas de vapor y generar electricidad.

Desarrollaron calderas a alta presión de modo que se pudiera producir más energía permitiendo que muchas plantas de Etanol fueran autosuficientes en términos de energía, esto contribuyo significativamente a mantener la producción de Etanol a más bajo costo.

La eficiencia en el cultivo de la caña fue uno de los logros más notables y beneficiosos para el negocio, ya que de producir 40 toneladas por hectáreas se paso a más de 80 en esa misma dimensión de terreno, esto gracias a la alianza estratégica del gobierno y el sector privado. Estos se dieron cuenta que con los métodos tradicionales no era posible la rentabilidad, así que invirtieron en investigación y mejora genética del producto, llegando a producir diferentes variedades de cultivos adaptadas a diferentes condiciones de suelo, clima, con ciclos mas cortos de producción, mejores rendimientos y tolerancia a la escasez de agua y a pestes, como el devastador hongo que causa la oxidación de la caña, también anticiparon la aparición de enfermedades, esto gracias a la incorporación de la genética a la producción de la caña.

En la actualidad Brasil es el segundo productor de Etanol del mundo solo superado por Estados Unidos de America. Cerca del 80% del Etanol producido es para uso domestico, ya que mas del 60% de los automóviles que circulan en Brasil usan Etanol , esto se debe a que Brasil produce autos que usan Etanol como combustible, esto gracias a las contribuciones estratégicas del sector privado en esta alianza con el estado brasileño.