Evangelicos inicia jornada de oración por un sano proceso electoral

Por admin lunes 31 de marzo, 2008

El Concilio Evangélico de las Asambleas de Dios pidió a toda su feligresía y cuerpo ministerial a nivel nacional iniciar una jornada de oración a los fines de que el país tenga un proceso electoral sano y en el que se respete la voluntad del pueblo.

La organización dijo que a partir de estos momentos los pastores, presbíteros regionales, los misioneros, obreros, líderes y toda la feligresía estarán orando en cada iglesia y en cada culto con el propósito de que el Todopoderoso permita que este proceso transcurra en un ambiente de paz y de armonía.

Los reverendos Alejandro Pérez Jerónimo y Carlos Mateo, superintendente y secretario ejecutivo, manifestaron que hacen su llamado por entender que la iglesia tiene que asumir responsabilidades tanto cívicas como espirituales.

“No es que estemos mirando con pesimismo el desarrollo de este proceso, sino que deseamos invitar al Todopoderoso a que de comedimiento a la clase política del país, de modo que un desbordamiento emocional descontrolado no de paso a un ambiente turbio y perjudicial a la democracia”, afirmaron.

Las Asambleas de Dios reiteraron, al mismo tiempo, su llamado a toda su feligresía en el país a cumplir con el compromiso de ir a las urnas el 16 de mayo para votar por el candidato que mejor represente los intereses de la nación y que se muestre respetuoso de los valores cristianos.

“No es que estemos insmicuyéndonos en la conciencia de los creyentes, pero sí entendemos que la iglesia debe tomar muy en cuenta aquellos líderes políticos que respetan la obra de Dios a diferencia de aquellos que se burlan del santo evangelio de Jesucristo. Esto es actuar acorde con nuestros valores y creencias”, expusieron.

Los ministros evangélicos exhortaron a la militancia política y a todos sus dirigentes a no permitir que las pasiones les lleven al irrespeto de las posiciones contrarias con actuaciones y acciones que afecten los principios de la democracia y de la pluralidad.

“Nuestros líderes políticos deben acogerse a una campaña que presente esquemas de trabajo y de visión de progreso. Lo menos que necesita el país son diatribas, manifestaciones de violencia y descalificaciones infundadas”, señalaron.

Entienden que la campaña debe colocarse a la altura de las expectativas del pueblo y tomando muy en cuenta los valores éticos, morales y espirituales de la nación.