Ex abogado de Lula admite que pagó deuda del presidente con PT

Por miércoles 23 de noviembre, 2005

Brasilia, 22 nov (EFE).- Un abogado reconoció hoy ante el Congreso que pagó una vieja deuda de unos 13.000 dólares del presidente Luiz Inácio Lula da Silva con su Partido de los Trabajadores (PT), lo que ha dado nuevo aire a la crisis política que sacude al Gobierno desde mayo pasado. Paulo Okamoto, presidente del Servicio Brasileño de Apoyo a la Micro y Pequeñas Empresas (Sebrae), compareció hoy ante una comisión especial del Congreso que investiga denuncias de corrupción en torno a las actividades de bingos y juegos de azar en todo Brasil.

En su testimonio, el funcionario afirmó que entre finales de 2002 y comienzos de 2003 pagó una deuda de Lula con el PT de 29.436 reales (unos 13.000 dólares al tipo de cambio actual) por petición de Delubio Soares, entonces tesorero del partido.

La deuda estaba originada en un préstamo hecho por el partido a Lula y por adelantos de viajes al hoy presidente y su esposa Marisa.

Los dirigentes del PT trabajan bajo un esquema similar a los de los empleados profesionales de cualquier empresa y la deuda fue cobrada cuando el entonces presidente electo dejó la directiva del partido para asumir sus nuevas funciones.

"Quedé indignado con ese cobro. Intenté resolver el asunto, pero no pude. Le pregunté a Lula si podía pagar esa deuda y el dijo que sí", dijo Okamoto en su testimonio.

"Mi esposa sacó 12.000 reales (5.357 dólares) para pagar parte de esa deuda, el resto fue sacado en cuotas del (estatal) Banco de Brasil", dijo Okamoto.

Delubio Soares renunció al PT en julio y después fue expulsado del partido tras revelarse que presuntamente participó en una red de sobornos y compra de votos de legisladores en el Congreso, además de encabezar un esquema fraudulento de financiación de campañas electorales y evasión de fondos.

Okamotto argumentó que asumió la deuda de Lula porque fue su representante legal cuando el presidente negoció con el PT sus beneficios contractuales.

"Yo no sé explicar por qué el pago no podría ser hecho con cheque. Sólo hice lo que me recomendó Delúbio (Soares)", dijo Okamoto.

Los legisladores de la oposición creen que el pago fue hecho en efectivo para no dejar indicios contables.

Okamoto no obstante negó vinculación alguna con el esquema de financiación ilegal a campañas electorales y compra de votos en el Congreso, supuestamente montado por el PT y ejecutado por el empresario Marcos Valerio Fernandes.

Este escándalo ha mantenido en vilo a la política brasileña durante los últimos meses y en un año pre electoral la oposición busca encontrar alguna vinculación directa de Lula con el esquema de corrupción.

El líder del derechista Partido del Frente Liberal en el Senado, Agripino Maia, afirmó que el testimonio de Okamoto "es el más comprometedor para el presidente Lula".

"El no supo justificar el transporte del dinero que pagó la deuda del presidente con el PT ni por qué uso el documento de identidad de Lula", dijo Maia.

La oposición afirma que el dinero provino de la llamada "caja dos", un esquema de cuentas paralelas en la contabilidad del PT que era manejado por Soares.