Ex asesor acusa ministro brasileño Hacienda de recibir sobornos

Por viernes 19 de agosto, 2005

Sao Paulo, (EFE).- El ministro brasileño de Hacienda, Antonio Palocci, fue vinculado a los escándalos de corrupción del Partido de los Trabajadores (PT) por un ex asesor que lo acusó de recibir sobornos de empresas de recolección de basuras.

Las acusaciones fueron hechas por el abogado Rogerio Buratti, quien declaró ante el Ministerio Público que Palocci recibía mensualmente 50.000 reales (unos 21.000 dólares de hoy) de empresas de recolección de basuras de Ribeirao Preto, cuando era alcalde de ese municipio, según dijo el fiscal Sebastiao Sergio da Silveira.

El dinero presuntamente era entregado después al PT, cuyo ex tesorero Delubio Soares admitió que tenía una contabilidad paralela para financiar sus campañas electorales.

Palocci fue alcalde de Ribeirao Preto, 319 kilómetros al noroeste de Sao Paulo, en dos ocasiones, entre 1993 y 1996, y entre 2001 y 2002, año en que dejó el cargo para encargarse del Ministerio de Hacienda tras la llegada al poder de Luiz Inácio Lula da Silva.

Los sobornos habrían sido pagados durante el segundo período de Palocci al frente de la alcaldía, según la denuncia.

Buratti, que está detenido desde el pasado miércoles, acusado de lavado de dinero y de destruir pruebas en un proceso que se le sigue por extorsión a una empresa de loterías, fue secretario de Gobierno en la primera gestión de Palocci como alcalde, y previamente había sido asesor legislativo del ex ministro jefe de la Casa Civil, José Dirceu, también vinculado a los escándalos del PT.

Una de las empresas que según Buratti pagaba sobornos a Palocci es la Leao Leao, en la cual él trabajó como asesor tras retirarse de la alcaldía.

El ex asesor de Palocci fue interrogado en Ribeirao Preto tras acogerse al beneficio de "delación premiada", lo que, en caso de ser condenado por los delitos que se le imputan, reducirá la pena recibida.

La acusación de Buratti cayó como una bomba en el mercado financiero brasileño, donde el índice Ibovespa de la bolsa de Sao Paulo llegó a caer un 2,8 por ciento, mientras el dólar se disparó un 4,11 por ciento y alcanzó a cotizar a 2,478 reales para la venta.

Los mercados financieros del país habían resistido hasta ahora a la crisis política porque la avalancha de denuncias no tocaba directamente ni a Lula ni a Palocci, considerado por los inversores como un garante de la continuidad de la política económica vigente.

Pero según los analistas financieros, si las denuncias contra Palocci son confirmadas con pruebas, será prácticamente imposible evitar que la crisis política arrastre a los mercados al terreno negativo. EFE