Ex embajador en ONU imputado en sumario “Petróleo por Alimentos”

Por miércoles 12 de octubre, 2005

París,(EFE).- El ex embajador de Francia ante la ONU Jean-Bernard Mérimée fue procesado hoy en la investigación sobre presuntas malversaciones ligadas al programa de la ONU en Irak "Petróleo por Alimentos", informaron fuentes próximas al caso.

Mérimée, de 68 años y que representó a Francia ante Naciones Unidas de 1991 a 1995 antes de ser embajador en Roma hasta 1998, compareció ante el juez instructor Philippe Courroye, después de haber estado bajo custodia policial desde ayer en la brigada de represión de la delincuencia económica.

Fue procesado por "tráfico de influencia" y "corrupción activa de agente público extranjero", indicaron las fuentes.

Después de su procesamiento, Mérimée fue puesto en libertad bajo control judicial y una fianza de 150.000 euros.

Se trata de la sexta personalidad francesa imputada por el juez, que sospecha que recibieron bonos de petróleo a cambio de su apoyo al antiguo régimen iraquí de Sadam Husein.

Mérímée es también el segundo ex diplomático francés con el título vitalicio de "embajador de Francia" imputado en este sumario.

El otro, procesado el mes pasado, es el ex secretario general del Ministerio de Exteriores reconvertido en empresario, Serge Boidevaix, de 77 años de edad, y que fue consejero diplomático de Jacques Chirac cuando éste era primer ministro (1974-76).

La Justicia sospecha que Mérimée habría recibido en 2001 bonos por cerca de dos millones de barriles de crudo, a cambio de su apoyo real o presunto al régimen iraquí, y de cuya venta se pudo haber beneficiado por medio de comisiones a través de sociedades.

El programa "Petróleo por Alimentos", aplicado por la ONU de 1996 a 2003 con el fin de ayudar a paliar los estragos del embargo internacional en la población iraquí, permitía a Irak vender crudo, bajo control de la organización mundial, para comprar alimentos y medicinas.

El escándalo sobre las presuntas malversaciones ligadas al programa estalló en 2004, cuando un diario iraquí publicó una lista de 270 nombres de personas o empresas que supuestamente se habrían beneficiado de los desvíos.

Además de las investigaciones lanzadas por la ONU y el Congreso estadounidense, la Justicia francesa lanzó su propia investigación. El juez Courroye investiga la posible implicación en el asunto de once personalidades francesas.

Mientras la prensa señala que la presunta implicación de dos ex embajadores franceses en el escándalo salpica al Ministerio de Exteriores, el Gobierno se distanció hoy de Mérimée y de Boidevaix.

Antes de que trascendiera el procesamiento del ex embajador ante la ONU, el portavoz del Ministerio de Exteriores subrayó hoy que "según las indicaciones de las que disponemos", Mérimée y Boidevaix "son objeto de un procedimiento judicial por sus actividades privadas, emprendidas después de su jubilación".

El portavoz dijo que en septiembre de 2001 el Ministerio les llamó la atención "por escrito" sobre "las responsabilidades particulares que les incumbían" en virtud de sus antiguas funciones y sobre la necesidad de velar por que sus actividades privadas no comprometieran "en ningún caso" al Gobierno o a Exteriores.

"Los dos interesados acusaron recibo en seguida y recalcaron su pleno acuerdo", agregó el portavoz.

Interrogado sobre el asunto en la sesión de control al Gobierno en la cámara de los diputados, el ministro de Justicia, Pascal Clément, insistió en que los presuntos hechos investigados ocurrieron "después de su jubilación".

"Hoy, nadie sabe nada, salvo seguramente el juez instructor. Ni yo, como ministro de Justicia, ni nadie podrá decirle qué pasa en esta instrucción", dijo el ministro a un diputado, y expresó el deseo de que todo este asunto se "esclarezca plenamente". EFE