Ex ministro de Lula insiste en que es víctima de una conspiración

Por viernes 21 de octubre, 2005

Brasilia, (EFE).- El ex ministro brasileño José Dirceu, quien era considerado el "hombre fuerte" del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, insistió hoy en que las denuncias que pesan en su contra por supuesta corrupción son parte de una "conspiración".

Dirceu, quien presidió el Partido de los Trabajadores (PT) hasta que Lula llegó al poder, en enero del 2003, volvió a negar que haya tejido una red de corruptelas para "comprar" la fidelidad de diputados y construir una mayoría parlamentaria que el Gobierno no obtuvo en las urnas.

El ex ministro de la Presidencia dijo en rueda de prensa que se trata de una tesis alimentada por la oposición con la "clara intención" de desgastar al Gobierno de cara a las presidenciales del año próximo.

Afirmó que el informe que pide su destitución como diputado está repleto de "cobardías" y sostuvo que no existe una sola prueba en su contra.

No obstante, admitió que hay un cúmulo de testimonios que lo comprometen, pero reiteró que se trata de "mentiras".

Dirceu negó también que esté distanciado de Lula, de quien fue un fiel escudero durante más de quince años, y aseguró que si el jefe de Estado no se involucra en su defensa es porque tiene una "mayor responsabilidad" como "presidente de todos los brasileños".

"Si el presidente Lula me defendiese, hablarían inmediatamente de la interferencia del Poder Ejecutivo en el Legislativo", aseguró.

El caso de Dirceu se suma al de otros once legisladores bajo amenaza de destitución por su supuesta participación en la red de sobornos que el PT habría montado en el Parlamento.

De esos once diputados, cinco son del PT, otros cuatro pertenecen al Partido Progresista (PP) y otro al Partido Liberal (PL), todos de la coalición de gobierno, a los que se agrega uno del opositor Partido del Frente Liberal (PFL). EFE