Ex presidente García dice que protesta chilena es una insolencia

Por domingo 30 de octubre, 2005

Lima, 30 oct (EFE).- El ex presidente peruano Alan García (1985-1990) declaró hoy que la protesta del gobierno chileno contra un proyecto de ley local para establecer las líneas de base del dominio marítimo es una "insolencia".

El candidato presidencial para los comicios de abril próximo rechazó que "le quieran cerrar al Perú y a su Parlamento el derecho de definir cuáles son las líneas de demarcación marítima".

El proyecto de ley, presentado por la Cancillería peruana al Congreso, fue aprobado la semana pasada por una comisión parlamentaria en forma unánime.

El gobierno peruano precisó el sábado que no tiene tratados de delimitación marítima con Chile y reiteró a ese país la invitación para utilizar los mecanismos bilaterales para el tratamiento de este tema.

El líder del opositor partido Aprista agregó que "el gobierno chileno, por más respeto que tenga por su presidente (Ricardo) Lagos o la candidata (Michelle) Bachelet, no es nadie para decirle al Perú cómo tiene que pensar y cuál es su propuesta".

Tanto el gobierno chileno, como Bachelet en su calidad de favorita a suceder a Lagos, han rechazado el proyecto de ley porque consideran que va en contra de varios acuerdos bilaterales que Chile afirma zanjaron el tema limítrofe.

El ex gobernante peruano opinó que "los peruanos tenemos que estar unidos en el rechazo enérgico de que se quiera cercenar o limitar nuestra soberanía, opinión y punto de vista".

En el mismo sentido se expresó ayer el también candidato presidencial Valentín Paniagua, que ejerció el gobierno transitorio de 2000 a 2001.

García añadió que la línea de paralelo que Chile considera como el límite marítimo con Perú le deja a su país "una especie de cuchilla milimétrica frente a (el departamento de) Tacna y que va limitando nuestro mar".

Asimismo, el líder aprista saludó el pedido de Chile para que la Organización de Estados Americanos (OEA) estudie el proyecto de ley porque de esa manera estaría reconociendo un tema pendiente y que un tercero opine sobre el mismo.