¿Extraterrestres?

Por Carlos Luis Baron lunes 5 de marzo, 2012

Desde que el ser humano tiene conciencia de su propia existencia, y del mundo que le rodea, se ha preguntado si estamos solos en el Universo. A pesar de los espectaculares descubrimientos que se han producido en el campo de la astrofísicas dicha pregunta continua sin respuesta. Según algunos archivos secretos clasificados del FBI, se cree que en 1950 se estrellaron tres naves en Nuevo México con unos "supuestos" extraterrestres de aspecto humanoide y una altura de unos 90cm en su interior. Las naves tenían la clásica forma circular de los platillos voladores. El gobierno estadounidense niega categóricamente la existencia de extraterrestres y ovnis.

El ex presidente Harry Truman, creó el Comité Majestic 12 (MJ-12) para investigar el caso Roswell en 1947. El incidente Roswell es un suceso que ocurrió en Nuevo México en el que una supuesta nave extraterrestre tiene un accidente y el FBI captura a sus ocupantes muertos. Es el acontecimiento que marca el principio de la ufología moderna. Dicho comité integrado por científicos, oficiales del gobierno y líderes militares pretendían esclarecer el fenómeno OVNI en profundidad, pero acabaron creando la Teoría de la Conspiración Extraterrestre. Esta teoría está basada en que el gobierno o los gobiernos ocultan y dificultan toda la información que se obtiene sobre el tema. Interesados y detractores sobre el tema han dado origen a un movimiento llamado "New Age". Sus integrantes pretenden presionar a los gobiernos para que desclasifiquen toda la información secreta que poseen. Durante los años noventa, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos desveló que el aparato estrellado fue el vuelo número 4 del proyecto Mogul, que consistía en espiar a la ex Unión Soviética mediante globos.

Este caso hizo que Betty y Barney Hill se convirtieran en los personajes, supuestamente abducidos, más famosos. El caso de los Hill fue producto de la imaginación de la pareja combinada con la cultura popular sobre el tema. Esta historia comenzó el 19 de septiembre de 1961 cuando la pareja volvía a casa de madrugada y avistó un objeto que no reconocían. Años más tarde y después de haber contactado con interesados en el tema y tras la emisión de una película en 1978, las supuestas abducciones se multiplicaron. Las declaraciones de Betty se ajustaban a la perfección a la descripción que se hacía en la película "Más allá del límite" (The Outer limits, 1963). El caso de los Hill se retroalimentó tanto que incluso decían cosas que no habían dicho en declaraciones anteriores como la abducción y la revelación de un mapa estelar. Para el científico Carl Sagan, el caso era un fraude alimentado por los amantes de la ufología, al igual que la abducción de Antonio Villas Boas (1957), un granjero brasileño de 23 años que afirmó no solo haber sido abducido, sino que mantuvo relaciones sexuales con una extraterrestre. Otras abducciones famosas son las abducciones de Pascagoula (1973), la de Travis Walton (1975) o la de Whitley Strieber entre 1970 y 1980.

El tema Ovni es tan antiguo como la humanidad. Los Ovnis reciben diversos nombres en las distintas culturas y religiones. En el Corán islámico se les denomina Bórax y bimanas en el Ramayana hinduista. Se cree que el profeta Ezequiel ascendió al cielo en un carro de fuego, lo que muchos interpretan como una abducción, cuando lo más posible es que se trate de una metáfora.

El mundo de la astronomía ha progresado mucho. Galileo Galilei observaba a Saturno en 1610, pero no fue hasta hace poco que la NASA descubriera que su anillo esta compuesto por partículas de hielo y polvo. Las nubes de Magallanes o la galaxia de Andrómeda se pueden observar a simple vista, pero muchas otras no. Hay que recordar que cuando observamos las galaxias más lejanas estamos literalmente mirando hacia atrás en el tiempo. Según la Teoría de la Relatividad General, nada puede viajar más rápido que la luz, que se desplaza a 300.000 kilómetros por segundo. Llegar a la estrella más cercana a la Tierra, Próxima Centaury, requiere 4,2 años luz de viaje. Para cruzar la galaxia harían falta decenas de miles de años. Se creía que con el "motor de curvatura" se podría contraer y expandir el espacio-tiempo. Al viajar a la velocidad de la luz se producirían horizontes que nos impedirían dirigir la nave al no tener referencias, como explica la radiación de Hawking. Los agujeros negros nos atraparían, las altas temperaturas harían muy difícil el viaje y además los obstáculos desconocidos como meteoritos y basura espacial harían muy difícil llegar a un destino concreto lejos de la Tierra. El teletransporte solo funciona en la peliculas.

Astrónomos estadounidenses han descubierto un exoplaneta que posee condiciones de temperatura y gravedad que lo hacen potencialmente habitable. Se trata de Gliese 581g, un planeta que está a 20 años luz de la Tierra, y que posee agua líquida en superficie. Cumple por tanto con lo que se conoce como la Ley de Moore para la Ciencia. Según Gordon Moore, uno de los "gurús" de Intel, falta poco para que avistemos un planeta similar a la Tierra. Un exoplaneta o planeta extrasolar es un planeta que orbita una estrella diferente al Sol, es decir, que no pertenece al Sistema Solar. El primero de ellos se descubrió en 1995, por los astrónomos Michael Mayor y Didier Queloz del observatorio de Ginebra (Suiza). Los primeros fueron el 51 Pegasi b y el Gliese 876 d. Se trata de planetas que se encuentran en la constelación de Pegaso, a unos 45 años luz de distancia.

La búsqueda de planetas similares a la Tierra es muy difícil con la técnica que emplearon estos científicos, la velocidad radial, de ahí que los planetas encontrados sean similares a Júpiter o superiores. Desde que se descubrió Pegasi 51b, se han descubierto más de 700 cuerpos en orbita de otras estrellas. De ellos 16 son "supertierras", es decir, planetas con masas comprendidas entre 1 y 10 veces la Tierra. Lo que ha pasado en los últimos años es una auténtica revolución en la astronomía. Hay que recordar en el 2006, Plutón perdió la condición de planeta que ostentaba desde 1930.

En el 2008 se descubrió el primer planeta extrasolar rocoso, el Corot-7b, que tiene una densidad similar a la Tierra. Se han detectado 68 posibles exoplanetas del tamaño de la Tierra, de los que 54 se encuentran en lo que se conoce como "zona habitable". Se trata de una región en la que las temperaturas relacionadas con la luz solar serían adecuadas para albergar vida similar a la que conocemos en la Tierra. Este planeta fue descubierto utilizando el Método de Tránsito, es decir, a partir de los cambios de luz que experimenta una estrella cuando se interpone un planeta entre él y la Tierra. El satélite Corot ha encontrado el exoplaneta más pequeño, dos veces mayor que la Tierra. El Corot –Exo- 7b. Se cree que solo en la Vía Láctea, existen más de 200.000 millones de estrellas y que en todo el Universo existen 100.000 millones de galaxias. Otro planeta descubierto por la NASA, el Kepler 22-b alberga condiciones para la vida. Este planeta en concreto se encuentra a unos 600 años luz, es 2,4 veces mayor que la Tierra y su temperatura media es de 22 grados centígrados.

Hoy sabemos que la Tierra no es el centro del Universo, aunque eso ya lo había dicho Copérnico hace ya mucho tiempo. Se cree que existen entre 20.000 y 40.000 millones de planetas potencialmente habitables. El principal problema a la hora de detectar este tipo de planetas y estrellas son los instrumentos que poseemos y la distancia entre ellos. El descubrimiento de Eris, por ejemplo, fue difícil ya que su órbita es muy grande, 580 años, por lo que se encontraba cerca de la Tierra hace unos 290 años. Muchos de estos planetas se han detectado gracias al Buscador de Alta Precisión de Planeta por Velocidad Radial (HARPS).

Gracias a telescopios orbitales como el Kepler o el Hubble hemos encontrado muchos planetas similares al nuestro. Las misiones que más éxito han tenido, han sido la europea Corot y la norteamericana Kepler, aunque la más ambiciosa es la misión Darwin/TPF prevista para después del 2014. Esta misión será capaz de analizar la atmósfera de estos planetas y detectar posible vida extraterrestre mediante el análisis espectral. Métodos como el de velocidad radial, astrometría o tránsito astronómico están muy desarrollados para descubrir nuevos planetas. Observatorios como el Gemini en Hawai, La Silla en Chile, Arecibo en Puerto Rico o el del Tedie en Tenerife, son de los principales en el mundo que utilizan los últimos avances que se han producido en fotografía digital y computación. En la actualidad se está construyendo un telescopio gigante de 42 metros de diámetro, conocido como ELT para explorar el Universo.

La ufología es la pseudociencia que se encarga del estudio de los OVNIS y de todo el fenómeno extraterrestre. La mayoría de las supuestas abducciones cuentan escenas muy similares, un laboratorio, luces, amnesia y pérdida de voluntad y de la consciencia. Al parecer, se trata de un engaño de nuestro cerebro relacionado con el sueño o con situaciones estresantes. Los protagonistas perciben como real algo que solo ocurre en sus cerebros. Se trata de algo parecido al sueño o las pesadillas. Está demostrado que algunos sueños son percibidos por nuestro cuerpo como algo real. Es curioso que lo descrito por la mayoría de las supuestas abducciones sea muy similar a lo descrito en las películas de ciencia ficción: captura, examen, excursión o viaje a otros mundos y la sensación de cambios en el organismo como consecuencia de la introducción de objetos extraños en sus cuerpos. Podría ser que nuestra mente reprodujese lo que hemos aprendido de nuestra sociedad en relación al tema. Esta es también la opinión del estudioso británico John Rimmeren en su obra "The evidence for alien abdctions (1984).

Durante la hipnosis, el cerebro humano tiende a inventar recuerdos o sucesos no ocurridos como los famosos "dejavú". Las abducciones pueden ser solo parálisis de sueño o sueños lúcidos que no llegamos a comprender todavía. A pesar de que tenemos constancia de la existencia del sueño lúcido desde la Antigua Grecia, su conocimiento es bastante precario. Según el sinólogo francés, Leon d’Harvey de Saint-Denys se sabe que ya desde 1867 es posible aprender a soñar concientemente. Incluso el más grande de los psicoanalistas, Sigmund Freud, creía que los humanos podemos manipular nuestros propios sueños en base a nuestros deseos. Las abducciones se encontrarían en el mismo plano que las posesiones demoníacas y las apariciones divinas. Ken Johnston, un ex trabajador de la NASA afirma que en la Luna y en Marte existen restos de ciudades extraterrestres. La NASA negó categóricamente esta información. Existen incluso fotografías de pirámides en la Luna tomadas por el telescopio espacial Hubble (HST) en diciembre del 2008. Para otro ex astronauta de la NASA, Edgar Mitchell, no estamos solos en el Universo y el gobierno lo sabe.

Para el científico Stephen Hawking es casi seguro que exista vida fuera de la Tierra. Para la Ciencia moderna en la mayoría de los planetas solo podrían sobrevivir organismos extremófilos. Para muchos religiosos el diluvio universal existió, sin embargo los científicos no encuentran ninguna evidencia que sostenga tal afirmación. Las supuestas fotografías y videos de extraterrestres son meros fraudes por parte de algunos interesados en el tema. Las enormes distancias cosmológicas dificultan los viajes interplanetarios. La estrella de Mintaka, de donde se dice que proceden los extraterrestres está a 915 años luz de nuestro Sistema Solar. Para llegar a la Tierra una nave a 45.000km/h y con una fuente inagotable de energía (que no conocemos aún) tardaría 20.780.000 años. Algo imposible hoy. La idea es que este tipo de viajes se realizan a través de las fluctuaciones del vacío más conocidas como "túneles de gusano". Dichos agujeros son modelos matemáticos hipotéticos no reales. Desgraciadamente para los que creen a ciegas en estos fenómenos, las leyes de la termodinámica no se pueden superar, ni modificar a nuestro antojo.

Muchas de las dudas sobre si hay o hubo vida en otros planetas se despejará con los descubrimientos del cohete europeo Vega, lanzado por la Agencia Espacial Europea (ESA) hace muy poco tiempo. Esta misión en concreto ha costado unos 710 millones de euros y 14 años de trabajo. Los científicos han descubierto que el Universo está formado por miles de galaxias y billones de estrellas. Se ha descubierto que en el Universo existe una especie de centro magnético conocido como Gran Atractor que nos atrae hacia él. Este supuesto centro se sitúa a 150 millones de años luz de la Tierra. Se sabe desde el 2003, que la Gran Muralla Sloan es la estructura más grande descubierta hasta la fecha en el Universo. Esta superestructura mide 1.370 millones de años luz y ocupa el 60% del cosmos conocido. Nuestra Vía Láctea, situada en un pequeño grupo llamado Grupo Local consta de unas 30 galaxias y mide 3 o 4 millones de años luz.

Si fuese cierto que los extraterrestres van desnudos por nuestro planeta y respiran nuestro aire, entonces vienen de un planeta similar al nuestro. ¿Es la vida una casualidad o algo común en el Universo? Aún no tenemos la respuesta. Si tenemos en cuenta todos estos descubrimientos, es muy posible que exista vida en algún otro planeta, el problema sería la distancia y como comunicarnos. Para descubrirlo, la NASA lanzó el 26 de noviembre la misión Mars Science Laboratory (MSL) con un robot (rober Curiosity) que tiene previsto aterrizar en agosto. Se trata de una misión especifica de búsqueda de vida o rastro de ella en Marte; el planeta rojo. La teoría de que en Marte hay o hubieron hombrecillos verdes nunca ha sido demostrada. Se cree que donde hay agua puede haber vida, pero puede que eso solo sirva para la Tierra. En base a esta premisa, el segundo objetivo en la búsqueda de vida extraterrestre es Europa, el satélite de Júpiter, ya que bajo su superficie helada se han descubierto lagos y océanos de agua salada. De momento no se ha encontrado vida primitiva.

Todavía la Ciencia no puede explicar con seguridad por qué desapareció el homo habilis y de donde sale el homo sapiens. Dadas las magnitudes del Universo conocido no estamos seguros todavía ni de la forma del Universo o del número de galaxias que lo componen. Aún no estamos seguros ni de si existe la materia oscura. Desconocemos que es el 95% de la materia del Universo. Se cree que el Universo tiene 13.700 millones de años de existencia, por eso la luz de las galaxias que están a más distancias no ha podido llegar hasta nosotros.Todavía no sabemos del todo lo que ocurre con los "agujeros negros" ni si el Universo nació en uno de ellos. Hace poco se descubrió que las explosiones más violentas posteriores al Big Bang se producen por los brotes de rayos gamma (GRB) que se producen por el colapso de las llamadas hipernova que se crean cuando se colapsan los astros más masivos para formar un agujero negro.

El problema de la búsqueda de vida en otros planetas es que existen demasiadas cosas que desconocemos del Universo. Por ejemplo, que es la "energía oscura" que representa el 74% del contenido del cosmos.

Dejando a un lado la prepotencia humana y basándonos en los fríos datos estadísticos, da la impresión de que no existe vida fuera de nuestro milagroso planeta. De momento no existe una sola prueba que indique la existencia de vida extraterrestre. Hasta que se demuestre lo contrario, las abducciones y los avistamientos de OVNIS y de seres de otros planetas son un engaño de nuestro desarrollado y complejo cerebro.