Fallece capitán de la cofradía de los congos de Villa Mella

Por miércoles 30 de abril, 2008

Don Sixto Minier, Capitán de la Cofradía del Espíritu Santo de los Congos de Villa Mella, falleció a las 9:30 de la noche del 30 de abril a los 88 años de edad víctima de un cáncer Terminal de próstata y graves problemas renales. En los últimos días estuvo interno en el Hospital de la Policía Nacional, donde, por orden de su Director, el Dr. Cristóbal Fernández, se le dio un trato privilegiado por su condición de portador de una expresión cultural dominicana proclamada por la UNESCO, en mayo de 2001, “Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad”.

La muerte ocurrió en su casa de Mata los Indios de Villa Mella. Fue enterrado en el cementerio municipal de Villa Mella tras haber recibido honras fúnebres de las autoridades del Ayuntamiento de Santo Domingo Norte y de la Secretaría de Estado de Cultura.

El Capitán de la Cofradía de los Congos nos deja en un momento en que la Secretaría de Estado de Cultura, la UNESCO y los miembros de la Cofradía del Espíritu Santo llevan a cabo un plan de acción para la salvaguardia de esta expresión cultural de cuyas actividades se da cuenta en el Código Negro Carolino de 1784, sesenta años antes de la proclamación de la República Dominicana. Se trata, pues, de un expresión cultural más antigua que la misma República.

Don Sixto Minier formaba parte de la Cofradía del Espíritu Santo de Villa Mella desde su adolescencia. Su madre le hizo entrega de la Cofradía a los 14 años. Desde entonces Don Sixto ha celebrado con sus instrumentos congos todas las fiestas del Espíritu Santo en Villa Mella y ha recorrido, con sus músicos congueros, todos sus parajes ejecutando en las ceremonias funerarias los veintiún toques de la Cofradía. Ahora, tras su muerte, le han tocado a él también la pieza Kalunga, que es la más sagrada del repertorio de los Congos. Esta pieza musical es tan famosa en Villa Mella que cuando una persona muere se dice de ella que “le tocaron Kalunga”.

Por sus méritos culturales, a Don Sixto Minier se le hicieron en vida varios reconocimientos. Así, el Consejo de la ciudad de Nueva York lo honró “por su contribución a preservar la herencia africana en República Dominicana” (2001); el Gobierno Dominicano lo reconoció como “patrimonio viviente del folklore dominicano” (2002); la Facultad de Humanidades y el Instituto Dominicano de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo le hicieron un homenaje por haber sido proclamada la Cofradía como “Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad (2003); y los programas nacionales de televisión “El Gordo de la Semana” (1987) y “Sábado de Corporán” (1995) lo distinguieron “por su aporte al folklore dominicano”, como “tesoro viviente” de este folklore, respectivamente.

El último reconocimiento lo recibió recientemente Don Sixto, durante la Feria del Libro, de la Secretaría de Estado de Cultura “por haber garantizado la continuidad de los conocimientos , los procesos y las técnicas artesanales tradicionales de República Dominicana” (abril 2008).