Familiares de dominicana asesinada en España protestan contra violencia junto a su cadáver

Por jueves 7 de agosto, 2008

(España), 7 ago (EFE).- La ciudad de Gijón (norte) se solidarizó hoy en una concentración silenciosa con la familia de la dominicana María de León Reyes, de 37 años, cuyo cadáver fue hallado estrangulado el martes en el domicilio de su ex novio, a quien la policía busca como principal sospechoso del crimen.

La mujer, madre de dos niños de 16 y 10 años, fue enterrada en la tarde de hoy, minutos antes de que se iniciase la concentración de repulsa por el asesinato.

A la concentración, en la que participaron unas 200 personas, se sumó la familia de la víctima así como numerosos compatriotas residentes en Gijón y en otros puntos de la región de Asturias que portaban una bandera de la República Dominicana.

Los familiares, acompañados por la alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, y otras autoridades locales, se situaron tras una pancarta que decía: "Contra la violencia hacia las mujeres".

Antes de guardar dos minutos de silencio en memoria de la fallecida, una joven, amiga de la familia, leyó un comunicado elaborado por el Consejo de las Mujeres de Gijón en el que se afirmaba que los sueños, afectos y esperanzas de María de León Reyes habían sido destruidos "por la violencia machista de un canalla".

"Una mujer demasiado joven para perder la vida, una trabajadora, una mujer que luchaba por sí misma y por sus hijos. Una mujer, cuya pérdida lloramos hoy, desde la impotencia, toda la comunidad dominicana y asturiana", añadía el manifiesto.

La policía sigue buscando al ex novio, el español José Manuel C.B., un hostelero de unos 40 años al que se considera el "principal sospechoso" del crimen y al que no se ha visto desde que hace una semana la familia denunciase la desaparición de María de León Reyes.

El comisario de policía de Gijón, Francisco López Caunedo, dijo que están trabajando sobre "varias hipótesis" para tratar de encontrar al sospechoso sin descartar que haya salido del país.

El cadáver de la mujer, que residía desde hacía 10 años en Gijón, fue encontrado en avanzado estado de descomposición en la tarde del martes en el domicilio del que fue su novio hasta hacía dos años.

La mujer estaba desnuda sobre la cama y sin aparentes signos de violencia, si bien la autopsia reveló que había muerto por asfixia tras ser estrangulada la misma madrugada del día en que desapareció, el pasado 31 de julio, tras salir del mesón donde trabajaba como camarera desde hacía un par de meses.

Los agentes de policía entraron en el domicilio de su ex novio con una orden judicial, ya que la familia de la víctima consideraba que este hombre podía estar relacionado con su desaparición.

Los familiares, que denunciaron que el sospechoso acosaba a la fallecida con mensajes telefónicos, acudieron el mismo el día de su desaparición hasta el citado domicilio, donde nadie les abrió la puerta. EFE