Febrillet destaca ejes estratégicos de su gestión y Plan de Primeros 100 días

Por admin domingo 13 de enero, 2008

El profesor Mateo Aquino Febrillet destacó que el plan de su gestión como rector se sustentará en ejes estratégicos denominados: Reformas Institucionales, Cumplimiento de la Misión, Elevación de la Pertinencia, la Calidad y la Rendición de Cuentas, Retomar la Mirada hacia los Espacios Docentes y de Investigación, Modernización y Bienestar del Personal, aspectos que aseguró devolverán la credibilidad educativa e institucional a la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Durante su alocución en el acto de apertura de la campaña que se celebró en el Aula Magna por convocatoria de la Comisión Central Electoral, precisó que entre las medidas inmediatas de los primeros 100 días figuran la integración de la Comisión para la Reforma Estatutaria y la convocatoria de un Foro por la Transformación de la UASD para concertar los cambios filosóficos, académicos, estructurales y éticos que requiere dicha casa de estudios superiores.

Ratificó su compromiso para que la Primada de América alcance, de forma integral, la misión que la sociedad demanda, como son la articulación sistemática de las actividades de docencia, investigación y extensión desde las cátedras.

Informó la conformación del nuevo equipo de dirección universitaria con las personas de mejores perfiles para cada posición, y comunicar a las comunidades universitaria y nacional la delegación de funciones que aplicará la Rectoría a los vicerrectores, en atención a las disposiciones vigentes del Estatuto Orgánico.

Dijo que habilitará los espacios docentes y de investigación mediante un programa especial de mantenimientos y reparaciones que permitan ofrecer condiciones dignas para el trabajo de los académicos, mientras el Gobierno ejecuta las obras de readecuación de los edificios.

Resaltó el proceso de remozamiento físico y tecnológico en la academia, a través de las inversiones que se realizan desde la esfera gubernamental.

Apuntó que ejecutará un diagnóstico exhaustivo de la situación en que la nueva gestión reciba la UASD en los ámbitos de la docencia, laboratorios, talleres y hospitales; la investigación, extensión, postgrado, administración, finanzas, los programas de seguridad social y de bienestar de los profesores, estudiantes y empleados, y el nivel de avance del proyecto de reforma tecnológica como base para trazar las políticas del trienio.

En ese sentido, refirió su clara visión de que la tecnología por sí sola no es suficiente para modernizar la institución.

Manifestó su compromiso con elevar la pertinencia, la calidad y la rendición de cuentas, y ratificó que sus acciones estarán sometidas a las exigencias de la ética y del rigor científico e intelectual.

Destacó la prioridad de recuperar las condiciones favorables para el trabajo académico con el remozamiento de las aulas, laboratorios, talleres, clínicas y hospitales, el reordenamiento del tránsito vehicular, rotulación y señalización de las calles, la profesionalización del cuerpo de seguridad, evitar la circulación de vehículos pesados en la Ciudad Universitaria, integrar un equipo de orden interno para agilizar el flujo vehicular como forma de iniciar el proyecto de peatonizar el campus.

Reveló el proceso de reducción de las 40 horas para ajustar la carga docente a las disposiciones estatutarias sin afectar el salario de los académicos, con la revisión del Sistema de Contratación para superar la condición de jornaleros que hoy tienen los académicos.

Precisó la estructuración de sesiones de trabajo con las áreas académicas, con el objetivo de evaluar los distintos procesos y buscar solución a las dificultades que por años han padecido quienes administran la docencia: Los directores de las Escuelas y Departamentos Docentes.

Sugirió la reprogramación del calendario académico, a fin de racionalizar todos los procesos que garanticen su cumplimiento eficiente y eficaz, y asegurar el inicio de la docencia del primer semestre de cada año en la primera semana de enero, y la finalización del segundo semestre a principios de diciembre, de modo que los universitarios puedan calendarizar y disfrutar sus vacaciones.

Abogó por retomar el respeto en las aulas, pasillos y periferias de los Facultades y edificios para evitar el ruido, el lanzamiento de desperdicios y la penetración de venduteros, pedigüeños y cualquier otra distracción que impida o dificulte la realización de la labor académica.

Manifestó su preocupación por el bienestar social de los estudiantes, académicos, administrativos, jubilados y pensionados, para quienes garantizó el mejoramiento de los servicios de salud, igualdad financiera, prestaciones laborales, alimentación, plan de viviendas, bonos de transporte, esparcimiento, becas y créditos educativos.

Reconoció la necesidad de la reparación y mantenimiento de los baños internos y externos, y la asignación de personal de limpieza permanente; el suministro de agua, iluminación y seguridad para garantizar que dichos servicios sean dignos.

Indicó que para alcanzar esos objetivos es de imperiosa necesidad mantener la gobernabilidad y la armonía en la institución mediante una gestión que integre a la familia universitaria en un solo cuerpo.

“Conscientes de que la educación es una obra de amor, que en los procesos electorales competimos, pero que somos todos amigos, y la mejor manera de alcanzar nuestras metas para engrandecer la academia es abrazar la vieja consigna que levantábamos en aquellos tiempos difíciles: La UASD unida, jamás será vencida”, exclamó.

El discurso de Febrillet causó revuelo entre la comunidad universitaria por la calidad de las propuestas que consolidan su candidatura como la opción de mayor aceptación.

“Cumplidos los primeros 100 días de nuestra gestión, daremos inicio al Plan Estratégico de la UASD que cubrirá un período mínimo de 15 años, y contará con la participación de los sectores universitarios y nacionales”, resaltó.