Final Feliz

Por Carlos Luis Baron jueves 7 de junio, 2012

“No es que sea inteligente, es que me quedo más tiempo analizando los problemas”

Albert Einstein

El recién concluido proceso electoral dominicano tuvo un final feliz para los que desde el Partido de la Liberación Dominicana trabajamos por el triunfo de nuestro candidato Danilo Medina. Pero en realidad debemos hablar de un final feliz, parcialmente. El verdadero final feliz será cuando transcurra el cuatrienio en el 2016. Habrá múltiples razones por los logros y metas alcanzadas que cerrarán un círculo de grandes objetivos que generan grandes expectativas y esperanzas en el pueblo dominicano. Estoy seguro que las inmensas mayorías de los dominicanos que dieron su voto al P.R.D. ahora deben suspirar de alivio al ver las proporciones de anarquía e incoherencia política con que han infectado el panorama. Si bien este circo no es relevante, ilustra algunos de los posibles horrores que nos esperaban en un gobierno de quién ya había dejado este país en una gran depresión general entre el 2000 y el 2004.

Pero este final, aunque parcial, fue doblemente feliz porque nos salvamos de todas sus “feuras”, manipulación y capacidad para mentir y agredir. Ahora debemos cuidar nuestro triunfo porque esos mismos que se comen vivos entre sí, tratarán de ensuciar el agua, boicotear los logros, empañar las promesas de campaña que se cumplen y voltearán la cara de la moneda cada vez que puedan para perjudicar al gobierno de Danilo Medina, que por su naturaleza y contexto es el gobierno con las expectativas más altas en toda la historia política del país. Si bien estos acontecimientos de luchas absurdas dentro de un mismo partido suponen las posibilidades casi nulas de ganar unas elecciones, debió corresponder a una conciencia sabia buscar esa unidad previa al certamen electoral, en vez de agredir y burlar a su Presidente de partido. Sin embargo, no es razón para preocuparnos de más. Ellos sabrán el precio que pagarán por estas luchas para las elecciones del 2016.

Ya tenemos muchas otras formas de violencia que entorpecen la vida cotidiana del dominicano y las enfrentaremos con prevención, acciones y el siempre poderoso legado del profesor Juan Bosch hacia los problemas sociales prioritarios. Pero el accionar arrogante y amenazante debe ser visto como una orden para que se ensucie el agua a "ese gobierno ilegítimo", según lo ha calificado el candidato del P.R.D. No cerraremos los ojos ni bajaremos la guardia.

Cada día me enorgullece más el pertenecer a un partido que valora la democracia, tanto interna como externa; y que por ser de esta manera genera niveles de confianza y expectativas de justicia en su dinámica interna. Los organismos internos del P.L.D. siempre son respetados sin importar la estatura de su decisión.

Hago una invitación al pueblo dominicano, ya sin banderas políticas a darle un tiempo de análisis a los aportes del P.L.D. como gobierno y lo que se puede proyectar en este momento de energía y optimismo, garantizado por quién ha madurado y pensado en fundamento su visión de desarrollo. Todos los dominicanos debemos sentirnos parte de la era de Danilo Medina porque hay metas tan atractivas que al hacerlas realidad sería un gran honor, un final de felicidad colectiva.

Email: titopereyra@gmail.com