FLASH

Por Carlos Luis Baron lunes 9 de enero, 2012

Ayer recibí un correo electrónico cuyo contenido ya quisiéramos muchos dominicanos que se aplicara en nuestro adorable país…El autor de este correo pide reenviarlo a 20 personas, y éstas a su vez a otras 20, de manera que en tres días varios cientos de personas estarían leyéndolo….Se trata de la “Ley de Reforma del Congreso de 2011 (enmienda de la Constitución de España)….No obstante, estoy haciendo algo mejor que reenviarlo, lo estoy publicando en esta columna, y quienes estén de acuerdo con su contenido sólo tienen que copiarlo y enviarlo a sus amigos…Ahí les va:

“Ley de Reforma del Congreso de 2011 (enmienda de la Constitución de España)”

1.. El diputado será asalariado solamente durante su mandato, y no tendrá jubilación proveniente solamente por el mandato.

2.. El diputado contribuirá a la Seguridad Social. Todo el mundo (pasado, presente y futuro) actualmente el fondo de jubilación del Congreso pasará al régimen vigente de la Seguridad Social inmediatamente. El diputado participará de los beneficios dentro del régimen de la Seguridad Social exactamente como todos los demás ciudadanos. El fondo de jubilación no puede ser usado para ninguna otra finalidad.

3.. El diputado debe pagar su plan de jubilación, como todos los españoles.

4.. El diputado dejará de votar su propio aumento de salario.

5.. El diputado dejará su seguro actual de salud y participará del mismo sistema de salud que los demás ciudadanos españoles.

6.. El diputado debe igualmente cumplir las mismas leyes que el resto de los españoles.7.. Servir en el Congreso es un honor, no una carrera. Los diputados deben cumplir sus mandatos (no más de 2 legislaturas), después irse a casa y buscar empleo.

¿Qué les parece?…Sin duda alguna, todo eso sería lo ideal, y aplicable, además, para los senadores…Sin embargo, no tengo la menor duda de que si alguno de nuestros legisladores lee la columna de hoy, esbozará una sarcástica sonrisa y hasta dirá en voz alta: “sueña Pilarín”….Bueno, soñar no cuesta nada, pues los sueños son de las pocas cosas por las cuales no tenemos que pagar..¡¡todavía!!

Autora: MARGIE JOVER RIZIK.