FLASH

Por Margie Jover Rizik jueves 29 de marzo, 2012

Llegó el “viernes social”, con la Semana Santa pisándole los talones…Espero disfruten los días de asueto..pero les pido traten de dedicar un rato para dar gracias al Señor por todas sus bondades, y por vuestro regreso al hogar ¡sanos y salvos!…

Dicen que para los gustos se hicieron los colores, y los olores…Por ejemplo, muchas mujeres piensan que la vida matrimonial es “lo máximo” de este mundo, aunque tengan que soportar “de todo”, y que tener muchos hijos es la misma gloria, aunque después los tengan “más arriba del moño”…Otras mujeres no dejan de sentir cierta frustración porque nunca se casaron…Y otras, tienen la errónea idea de que, una vez casadas podrán cambiar todas las características que les desagradan de sus novios…

Me cuento en el grupo de las muy felices divorciadas…aunque extiendo una felicitación (o expresión de condolencia, según fuere el caso) a las mujeres que permanecen casadas..pero en especial, felicito a todas aquellas felizmente solteras..y es que las solteras somos dueñas de nuestras vidas, y eso tiene un valor inconmensurable…Porque, apreciadísimos lectores, las peleas matrimoniales empiezan de la manera más simple…A continuación, algunos ejemplos:

La mujer de 47 años mira desnuda a su marido desde la puerta del baño y le pregunta:

-“Crees que realmente represento la edad que tengo?…”

-El marido le contesta: “Si miro tu cabello, te doy 29; si miro tu busto te doy 32; si miro tus caderas, te doy 36; si miro tus piernas, te doy 30…”

-Ella dice feliz: “Gracias mi amor, ¿realmente piensas eso?

-El marido le contesta: “Espera un poquito que todavía estoy sumando…”

¡¡Y ahí mismo empezó la pelea!!

Una mujer le dice al marido llorando:

– Definitivamente, ¡a este matrimonio le falta magia! …y el marido la complace y se desaparece viernes, sábado y domingo..y los días feriados.

La señora oye un ruido a medianoche y le dice al marido: — -Viejo, viejo..viejo despierta..Asómate por la ventana pa’ que crean que tenemos perro.

Y el viejo le responde:

-Asómate tu…¡pa’ que crean que la casa está embrujada.

Autora: MARGIE JOVER RIZIK.