Fujimori detenido en Chile y se espera formalización extradición

Por lunes 7 de noviembre, 2005

Santiago de Chile, (EFE).- El ex presidente peruano Alberto Fujimori, que abandonó su refugio en Japón y fue detenido en Chile, solicitó hoy su libertad provisional, mientras que el Gobierno chileno esperaba que Perú formalizase el pedido de extradición. Fujimori, que está imputado en veinte procesos en su país, llegó a Chile el domingo en un avión privado, tras haber hecho una escala en México, y fue detenido a las pocas horas en un hotel de Santiago.

El Gobierno peruano solicitó la detención preventiva del ex presidente (1990-2000) con fines de extradición, pero aun no formalizó la solicitud ante las autoridades chilenas.

El abogado Juan Carlos Osorio pidió, por su parte, la libertad provisional de Fujimori, petición sobre la que resolverá en las próximas horas el juez a cargo del caso, Orlando Alvarez.

Fujimori, de 67 años, fue trasladado desde la Escuela de la policía de Investigaciones, donde fue llevado en un primer momento, hasta la Escuela de Gendarmería, donde permanece detenido.

Según dijeron varios analistas, la petición de extradición de Fujimori es examinada cuidadosamente por juristas peruanos antes de su presentación, para evitar la posibilidad de que el imputado eluda responsabilidades penales.

Esto porque "en caso de que la extradición sea concedida", el ex presidente "solo podría ser enjuiciado (en Perú) por aquellos hechos por los que se acogió la extradición en Chile", dijo a EFE el abogado penalista y académico Carlos Castro.

Desde Perú llegó hoy a Santiago una comisión encabezada por el ministro de Interior, Rómulo Pizarro, y otros funcionarios, para analizar el proceso de extradición.

El presidente peruano, Alejandro Toledo, agradeció públicamente a las autoridades chilenas la detención de Fujimori y aseguró que su Gobierno no va a permitir que "intente burlarse" de la justicia.

Los partidarios de Fujimori llevarán a cabo una resistencia "pacífica y democrática" en Perú en respaldo de su líder, informó hoy el secretario general de su partido, Luis Delgado Aparicio.

Fujimori está imputado por la justicia peruana en 20 procesos por varios delitos, entre ellos homicidios, desaparición de personas y corrupción, y fue absuelto el mes pasado por la Corte Suprema en uno abierto por presuntas compras ilegales de materiales para el Ejército por 7,25 millones de dólares.

El ex presidente, que huyó de su país en el año 2000 y envió su renuncia por fax desde Japón, tenía intenciones de presentarse como candidato en las elecciones presidenciales fijadas para abril del año próximo.

El presidente chileno, Ricardo Lagos, dijo que espera que la situación de Fujimori no sea un obstáculo en las relaciones con Perú, que atraviesan por un momento difícil debido a una ley promulgada en ese país que modifica los límites marítimos.

"Tanto Perú como Chile somos respetuosos de las independencias de los tribunales de Justicia y, ahora, entonces son los tribunales los llamados a determinar los próximos pasos dependiendo de las presentaciones que haga el gobierno peruano", precisó.

El canciller mexicano, Luis Ernesto Derbez, dijo hoy el ex presidente de Perú no fue detenido durante la escala del avión en la ciudad de Tijuana, en la frontera con EEUU, porque no se contaba con una solicitud de extradición de parte de Lima.

Fujimori "pasó legalmente en el sentido de que hay lo que se conoce como una alerta roja, que es una definición de Interpol de la búsqueda de la persona, pero no había una solicitud de extradición (y) entonces no se puede proceder a menos que hubiera una orden judicial", abundó el canciller

En París, la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) expresó su "satisfacción" por el arresto del ex presidente peruano y exhortó a Chile a que lo entregue "lo antes posible" a la justicia limeña.

El escritor peruano Mario Vargas Llosa, que fue rival del ex presidente en las elecciones de 1990, expresó también su satisfacción por su detención y se alegró de que "por una vez un delincuente dictador vaya a pagar" sus cuentas con la justicia.

Como peruano manifestó que le gustaría que una persona que hizo tanto "daño" a su país "al destruir la democracia, saquear recursos públicos y ser responsable de tantos crímenes contra los derechos humanos, sea juzgado y sancionado".

La salida de Fujimori desde Japón, donde permaneció cinco años, puso fin a un largo exilio propiciado por las autoridades japonesas, que no respondieron a los dos pedidos de extradición presentados por Perú. EFE