Fujimori, primer “candidato virtual” que podría ganar elecciones

Por jueves 6 de octubre, 2005

Lima, (EFE).- Alberto Fujimori podrá presentarse a las elecciones peruanas del 2006 desde Japón, adonde huyó en el 2000, e incluso llevar a cabo una campaña "virtual" y convertirse en jefe del Estado sin pisar suelo peruano, con lo que gozaría de inmunidad.

Así lo explicó hoy su abogado, César Nakazaki, horas después de que el ex mandatario peruano, acusado de enriquecimiento ilícito y crímenes de lesa humanidad, anunciara formalmente desde Tokio su participación en los comicios del 9 de abril de 2006 y asegurara que cuenta con el mayor apoyo entre el electorado.

No obstante, el ministro peruano de Justicia, Alejandro Tudela, recordó hoy que Fujimori fue inhabilitado por el Congreso en el 2001 por diez años para ejercer cualquier cargo público, una medida que fue ratificada en 2005 por el Tribunal Constitucional.

Tudela dijo también que Fujimori, al anunciar su candidatura, ha desafiado el estado de derecho y la soberanía del Estado.

Nakazaki, en un encuentro con la prensa extranjera, no dio importancia a la inhabilitación, que calificó de "inconstitucional".

El abogado explicó que la legislación no obliga a los aspirantes a un cargo público registrar su candidatura personalmente, lo que abre las puertas a Fujimori a organizar su candidatura en Japón.

El plazo de inscripción para las presidenciales vence el 8 de enero próximo, fecha en la que de no haber anulado la Justicia los casos que sigue contra Fujimori, éste podría realizar el trámite desde Japón.

Sobre Fujimori pesan 21 órdenes de detención, una por cada caso pendiente con la Justicia, y su defensa pretende conseguir la anulación de todos los procesos para que sean eliminadas las órdenes de detención y con ello iniciar "juicios justos", según Nakasaki.

Los planteamientos del abogado se basan en que "fue violado el derecho a la legítima defensa".

Aún así, Nakazaki reconoció que la Corte Suprema podría demorarse en dar una respuesta y con ello su cliente no regresaría a Perú, para evitar su detención, aunque sí seguiría con sus planes electorales.

Manifestó también que de no haberse anulados los procesos antes de las elecciones de abril y, ante el hipotético caso de que Fujimori sea el ganador tras una campaña dirigida desde Japón, regresaría a la nación andina para jurar su cargo de jefe del Estado, ya con inmunidad.

Agregó que los procesos se reactivarían en el momento en el que Fujimori dejara de ser presidente y dejó claro que "la nulidad procesal es un recurso extremo" y la única vía para demostrar su inocencia.

Nakazaki justificó la huida de su cliente a Japón en que éste "no contaba con garantías de un juicio justo" y recalcó su inocencia porque, según dijo, nunca tuvo conocimiento de las actuaciones ilegales de su ex asesor Vladimiro Montesinos ni del grupo paramilitar "Colina", acusado de varias masacres ocurridas en 1991 y 1992.

"No hay prueba que demuestre que Fujimori fue autor de un sólo asesinato", insistió Nakasaki, quien añadió que tampoco hay indicios que apunten a que robó dinero de las arcas del Estado.

En este sentido, dijo que los 15 millones de dólares que Fujimori encontró en varias maletas que pertenecían a Montesinos fueron restituidos al Estado, por lo tanto no hay crimen.

"No vamos a valorar si fue un buen o mal gobernante, tampoco las formas administrativas", dijo el letrado, quien remarcó que desde el punto de vista penal Fujimori está limpio.

El ministro Tudela precisó hoy que Perú está a la espera de una respuesta de Japón a las solicitudes de extradición de Fujimori y reiteró que si este país no responde se llevará el caso al Tribunal Internacional de La Haya.

Nakasaki dijo, al respecto, que "el pedido de extradición no contiene pruebas incriminatorias".

Las autoridades niponas han ido retrasando en estos años una respuesta a Perú dado que Fujimori cuenta también con nacionalidad japonesa y las leyes de ese país prohíben la extradición de sus ciudadanos.

Fujimori, quien gobernó Perú entre 1990 y 2000, presentó su renuncia por fax desde Japón tras el escándalo de corrupción que desestabilizó su gobierno, encabezado por Montesinos, ex responsable de inteligencia y actualmente recluido en la Base Naval del Callao. EFE