Fundación Vida asesoró a 1.058 mujeres que querían abortar, de las que un 44% eran latinas”

Por admin miércoles 23 de enero, 2008

Madrid, 23 de enero de 2008.– “La Fundación Vida atendió en 2007 y en España un total de 1.058 mujeres con intención de aborto, de las que 547 aceptaron el embarazo, es decir, un 51,7 por ciento. Un 44 por ciento del total eran de origen latino”, afirma la directora de la Oficina Internacional de Fundación Vida, la mexicana Paulina Sada. Este número de aceptaciones de embarazo supone un incremento del 70 por ciento respecto a las 322 logradas en 2006.

“El aborto provocado siempre es la muerte de un futuro niño y un fuerte trauma para la madre. Es un crimen que se debe prohibir, como el robo o la estafa. Pero tiene una especial gravedad porque se mata a un indefenso. Muchos políticos no hacen sino agravar el problema al fomentar la promiscuidad, y no apoyan con medidas asistenciales a las mujeres que se plantean abortar”, afirma la directiva de esta fundación.

“En España, en un ambiente muy permisivo y con un fuerte aumento de la población inmigrante, comprobamos que hemos podido reducir el número de abortos. Con todo, cada año crece el número de abortos y se va creando una sociedad cada vez más egoísta que sólo busca el placer, y que acaba matando a la próxima generación. La sociedad envejece y se acaban aceptando leyes injustas, como la que despenaliza el aborto y otras”, sigue diciendo.

“En toda Latinoamérica hay muy fuertes presiones para introducir el aborto. Se presenta como un problema ‘sanitario’, cuando no lo es. El verdadero problema ‘sanitario’ es cuando se introduce el aborto, porque mata al feto y supone un trauma violento muy fuerte para la mujer. Además, le crea una serie de trastornos denominados síndrome post aborto, que suele durar toda la vida”, continúa Paulina Sada.

Para lograr ese número de aceptaciones de embarazo, la Fundación Vida cuenta en España con una bolsa de empleo a través de la cual en 2007 consiguió un total de 906 puestos de trabajo, unos de modo directo y otros a través de diversas entidades similiares. “Una mujer con un empleo se siente más libre y se integra en sociedad. Nuestro trabajo es buscar ofertas de empleo y ponerles en contacto con estas mujeres”, afirma esta directiva de la Fundación Vida.

Esta fundación cuenta también con tres pisos para madres gestantes que sirvieron para acoger a ocho familias. De igual modo escolarizó a un total de 45 niños en su guardería, de forma que las mujeres puedan trabajar y tener atendido al mismo tiempo al niño.