G-2 del Ejército reapresa recluso escapó vestido de capitán de cárcel SPM

Por martes 16 de junio, 2009

SANTO DOMINGO.- Miembros de la Dirección de Inteligencia del Ejército Nacional reapresaron en Cotuí a un recluso que había escapado vestido de capitán de la cárcel de San Pedro de Macorís, recinto al que fue será devuelto después de que sea interrogado por los oficiales que perseguían al imputado. Es un reconocido estafador. El reo Vidal Jesús Matías Cruz, capturado cuando comía helados en el parque central de esta ciudad, había logrado burlar la vigilancia el 4 de diciembre de 2008 usando un uniforme de capitán, sin que los responsables de la vigilancia se percataran de que trataba de un impostor. Matías Cruz, quien está bajo investigación en el G-2 para que explique quien le consiguió el uniforme militar para escapar, será devuelto en las próximas horas a su celda en la mencionada prisión. “Fue sorprendido comiendo helados en el parque central de la ciudad de Cotuí”, dijo el Ejército en un comunicado.

El imputado está preso por violar los artículos 265, 266, 305 y 405 del Código Penal. Estaba encerrado, a la hora de escapar, en la celda 3 de la cárcel pública que funciona en las instalaciones del Ejército en esa ciudad, de donde escapó en la Navidad de 2008, agregó la institución castrense. Será entregado a la Dirección General de Prisiones para que lo retorne al recinto penitenciario, inmediatamente concluya la investigación que permita aclarar cómo el reo obtuvo el uniforme para escapar y quien le dio facilidades para evadir la vigilancia. El mencionado delincuente es nativo de La Vega, dijo el Ejército.

Inmediatamente se produjo la abrupta salida del reo de su celda, el secretario de las Fuerzas Armadas, teniente general Pedro Rafael Peña Antonio; y el jefe del Ejército, mayor general Joaquín V. Pérez Féliz, dispusieron investigar el caso, tras disponer el arresto de todos los oficiales y alistados de servicio en la ocasión. La ‘misteriosa desaparición’ del mencionado estafador se produjo en horas de la tarde del 4 de diciembre de 2008, dejando boquiabiertos a sus compañeros de celda hasta llegar a la calle, donde supuestamente era esperado en una yipeta que lo llevó hasta la zona del Cibao, donde precisamente fue reapresado.

Supuestamente habría engañado con más de 10 millones de pesos a dueños de ferreterías y de casas en construcción de Higuey, Miches, Sabana de la Mar, San Pedro de Macorís, El Seibo y Hato Mayor, antes de caer preso. Se dedicaba a cotizar materiales y construcción y mercancías ferreteras.

Entre los centros ferreteros engañados con cientos de miles de pesos, se citan “Estilo Cerámica”, en Higuey, negocio estafado con 487 mil 200 pesos; Ferretería ‘La Reina’, de Julián Hernández, a donde se llevó blocks, arena, cementos, varillas y dejó un cheque sin fondos por 261 mil 900 pesos. Igualmente engañó a los empresarios Ana Altagracia Pichardo, de Higuey, al pagar en Cerámica Pichardo con un cheque desprovistos de fondos por 244 mil 800 pesos; Aquilino Quezada (Lolin) de Materiales de Construcción “Loly Mar”, lo engañó con 184 mil 225 pesos. Hizo lo mismo en La Romana y en Boca Chica.