Gaudio jugará en semifinales, González y Puerta se despiden

Por viernes 18 de noviembre, 2005

Shangai (China), 18 nov (EFE).- El tenista porteño Gastón Gaudio se convirtió hoy en el segundo tenista argentino clasificado para las semifinales de mañana en la Copa Masters de Shangai, después de David Nalbandián, en una noche en la que su compatriota Mariano Puerta y el chileno Fernando González se despidieron del torneo.

Gaudio derrotó a González en su último partido de la primera fase por 1-6, 7-5 y 7-5, en un encuentro muy disputado, que comenzó bajo dominio chileno.

El argentino llegó a tener tres bolas de partido en contra en la segunda manga, pero se recuperó de manera espectacular y se llevó el único pase a semifinales vacante, que lo enfrentará mañana al número uno mundial, el suizo Roger Federer.

"Lo mejor que tuve hoy fue la actitud, mañana voy a tener que jugar además el mejor tenis, y la actitud tiene que ser perfecta también", declaró a EFE Gaudio después del partido.

Con buen humor, cuando se le pregunta qué es lo que espera poder hacer mañana frente a Federer, Gaudio responde: "saludarlo".

El porteño admite que sus posibilidades son "pocas", aunque de todas formas "siempre intento ganar, pero es complicado jugarle a Roger, sabemos cómo es y mañana va a ser un partido de esos".

Junto a Nalbandián, Gaudio está haciendo historia al clasificarse para la segunda fase de un Masters, hazaña que no lograba un argentino desde el pase de Guillermo Vilas por las semifinales de Nueva York en 1983.

"Es ahora cuando me pongo a pensarlo, ahí dentro de la cancha no se te ocurre", explica Gaudio. "Uno siempre quiere ganar, y no forma parte de la historia llegando a la semifinal, creo que si llegara a ganar el torneo sí iba a ser una cosa increíble".

Lograrlo sería "muy difícil", pero "yo en esta cancha, con todo lo que sea pasar de la primera fase, estoy contentísimo, aunque siempre uno quiere más", concluyó.

Quizá por su actitud de hoy, además de su carácter perfeccionista y su poderoso revés, Gaudio fue el favorito del público chino, que lo animó constantemente.

Argentina es un país bien conocido en China, junto con Brasil, más famoso que el resto de América Latina, y a la popularidad que ya le dan su fútbol y figuras como Maradona, parecen sumarse ahora los tenistas, que empiezan a contar, como Gaudio, con fieles seguidores y sitios web que siguen sus resultados en mandarín.

Por su parte, apoyado por una afición menos numerosa (la colonia chilena en Shanghai) pero más bulliciosa, el chileno González hizo un buen partido y dominó durante las dos primeras mangas.

"Estaba sirviendo muy bien, sentía la bola de manera increíble, y estaba golpeándola como quería", dijo González, que piensa que perdió por "un poquito de mala suerte y un poquito que no jugué bien en el tercer set", pues se confesó cansado desde el segundo.

González explicó sus errores del tercer set: "Gaudio es mucho más conservador en el momento de jugar, y quizá en un punto importante, si no estoy bien, puedo fallar cualquier cosa, pero es mi manera de jugar y como me siento más cómodo, no lo voy a cambiar".

"Es complicado jugar contra un tenista que siempre te ha ganado, aunque la cancha me favorecía a mí mucho más que a él. Es difícil, pero en algún momento le voy a ganar", prometió.

De su eliminación, González lamenta sobre todo "no seguir avanzando, haber jugado con Federer en una semifinal de un Masters habría sido un partido inolvidable".

"Un mal día o un mal juego no me puede opacar el gran año que he tenido, y quiero llevarme un buen sabor para volver con ánimo el próximo año", concluyó.

En la otra semifinal, también mañana, se enfrentarán el cordobés David Nalbandián y el ruso Nikolay Davydenko, que venció por 6-3 y 6-2 a otro argentino, Mariano Puerta, en un partido rápido e intrascendente, ya que Davydenko estaba ya clasificado y Puerta eliminado.

"Vine como suplente (de Rafael Nadal) y acabé jugando los tres partidos, me hubiese gustado ganar alguno", declaró Puerta, a quien Davydenko asegura que pudo ganar porque el argentino cometió errores: "no fue tan fácil", subrayó. EFE