Genuino sabor latinoamericano invadió Estados Unidos en 2005

Por miércoles 21 de diciembre, 2005

Madrid, 21 dic (EFE).- Las Grandes Ligas y la NBA, dos de las competiciones tradicionalmente más representativas del deporte estadounidense, fueron invadidas esta temporada por un genuino sabor latinoamericano.

El año 2005 fue histórico para la aportación latina al béisbol de Estados Unidos. Un venezolano ganó la Serie Mundial de las Grandes Ligas al frente de los Medias Blancas de Chicago y tres dominicanos fueron premiados con los mejores galardones individuales.

El venezolano Oswaldo "Ozzie" Guillén se convirtió en el primer latinoamericano que gana la Serie Mundial de las Grandes Ligas como técnico; el antesalista Alex Rodríguez, de los Yanquis de Nueva York, logró el premio al Jugador Más Valioso (MVP) de la Liga Americana y el de la Nacional fue para su compatriota Albert Pujols, primera base de los Cardenales de San Luis.

El también dominicano Bartolo Colón, abridor de los Angelinos de Los Angeles, logró el "Cy Young" de la Liga Americana.

En la NBA, se multiplicó la presencia de jugadores latinos, no sólo cuantitativa, sino sobre todo cualitativamente.

El nombre más destacado, sin duda, fue el del argentino Emanuel Ginóbili, que ganó el anillo de campeón con los San Antonio Spurs. "Manu" disputó 74 partidos en toda la temporada, en los que promedió 29,6 minutos de juego, 16 puntos, 4,4 rebotes y 3,9 asistencias.

Sus 53 puntos en los dos primeros partidos de la final contra los Pistons le valieron el MVP "oficioso", aunque el real fue para Tim Duncan, y Buenos Aires vivió los festejos por el título como si fuera San Antonio por obra y gracia del número 20 de los Spurs.

Catorce son los latinoamericanos que juegan ahora en la NBA, en representación de seis países, Argentina, Brasil, República Dominicana, México, Puerto Rico y Uruguay, de los que sobresalen el brasileño Leandro Barbosa, los argentinos Carlos Delfino y Fabricio Oberto, el dominicano Francisco García o el mexicano Eduardo Nájera.

Y también en territorio norteamericano, las alegrías para el golf latino llevaron nombres de mujer, con tres triunfos este año. La colombiana Marisa Baena, la mexicana Lorena Ochoa y la chilena Nicole Perrot sumaron una victoria cada una en el LPGA Tour, donde también emergió una luchadora Julieta Granada. La joven paraguaya jugó como 'amateur' pero eso no evitó que hiciera un buen papel.

Ochoa, además de ganar el Wegmans Rochester, acabó cuarta en la clasificación mundial y fue séptima en el promedio de apariciones en el 'top 10' en los torneos, diez de las 23 pruebas que disputó.

En el tenis mundial, ninguna de las nueve victorias latinoamericanas del circuito ATP tuvo lugar en suelo estadounidense. El máximo protagonista, sin duda, fue el argentino David Nalbandián, que ganó la Copa Masters de Shangai, además del torneo de Múnich. Siete triunfos más para Argentina, cinco de Gastón Gaudio, una de Guillermo Coria y otra de Mariano Puerta, y tres para el chileno Fernando González fueron el balance latino.

El dopaje ensombreció la campaña del tenis argentino, con el positivo confirmado de Mariano Hood, por finasterida, y el presunto de Puerta, por efiletrina. Otra mala noticia fue la eliminación de su equipo nacional en semifinales de Copa Davis contra Eslovaquia.

En el ciclismo latinoamericano de 2005, dos nombres coparon la atención: María Luisa Calle y José Rujano.

La corredora colombiana recuperó, tras un proceso de más de un año ante la Unión Ciclista Internacional (UCI) que demostró su inocencia, la medalla de bronce que ganó en la prueba por puntos de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y que le fue retirada después de que diera positivo por heptaminol en un control antidopaje.

El venezolano fue la revelación en el Giro de Italia. En las filas del Selle transalpino, ganó el premio de la montaña y la combatividad, y fue tercero en el podio general, a 45 segundos del ganador, el italiano Paolo Savoldelli.

Además de Oswaldo Guillén y José Rujano, el deporte venezolano brilló en los XV Juegos Bolivarianos, celebrados en Colombia, en los que confirmó su hegemonía, que mantiene desde 1961, con 179 oros (420 totales) y su dominio en disciplinas como gimnasia rítmica, taekwondo, esgrima, kárate, judo y canotaje.

También dentro del programa olímpico, resaltó la eliminación de Río de Janeiro en el corte previo a la decisión de la sede de los Juegos de 2012, que al final fueron para Londres. La antigua capital de Brasil podría ser candidata para los de 2016 y anhela ser la primera sede sudamericana de unos Juegos Olímpicos.

Precisamente sobre arena brasileña, en Fortaleza, la selección local ganó la Copa Latina de fútbol playa, tras vencer a Portugal, Uruguay y Argentina.

En fútbol, el brasileño Ronaldinho y el argentino Lionel Messi coparon portadas tanto a nivel individual como colectivo. Compañeros en el Barcelona español, el primero ganó el Balón de Oro que concede la revista "France Football" y el segundo lideró a la selección albiceleste que ganó el Mundial sub 20 de Holanda.

La mexicana Maribel Domínguez vio frenado por parte de la FIFA su sueño de jugar en el torneo masculino de fútbol de su país. "Marigol", que fue fichada por el Celaya, cambió América por Europa para jugar en el Barcelona femenino y abrió el camino a compatriotas suyas, como Patty Pérez, quien llegó en agosto al club catalán.

Boca Juniors celebró su centenario con tres títulos: el Apertura argentino, la Recopa y la Copa Sudamericana; el Sao Paulo se adjudicó la Copa Libertadores y el Mundial de Clubes; Uruguay se quedó fuera del Mundial de Alemania 2006, al que sí acudirán Brasil, Argentina, Ecuador, Paraguay, México, Estados Unidos, Costa Rica y Trinidad y Tobago; y la selección brasileña ganó a la de México en la final del Mundial sub 17.

El colombiano Juan Pablo Montoya fue el mejor piloto latino en el Mundial de Fórmula Uno. Acabó cuarto en la clasificación, con 60 puntos, a 73 del campeón, el español Fernando Alonso, tras ganar tres Grandes Premios: Gran Bretaña, Italia y Brasil. De los tres brasileños presentes en la competición, sólo Rubens Barrichello estuvo entre los diez primeros, con su octava plaza.

El argentino Sebastián Porto (Aprilia) presentó batalla ante el español Daniel Pedrosa, quien finalmente se proclamó campeón del mundo de 250 cc. El piloto de Rafaela acabó sexto y disputará la nueva temporada con Honda. El brasileño Alex Barros terminó octavo en MotoGP, categoría donde opuso batalla ante el italiano Valentino Rossi, quien un año más fue intratable.

El ecuatoriano Jefferson Pérez revalidó su título de los 20 kilómetros marcha en los Mundiales de atletismo de Helsinki, en los que Cuba totalizó seis medallas, con la actuación destacada de Osleidys Menéndez, que superó la plusmarca mundial de lanzamiento de jabalina.

La mexicana Ana Guevara no fue la de otras veces, aunque logró un bronce en los 400 metros, y el dominicano Félix Sánchez pasó a la final de los 400 vallas, pero se rompió en los primeros metros.

Cuba también triunfó en los Mundiales de judo de El Cairo, donde acabó en tercer lugar, con dos medallas de oro y una de bronce; y los de taekwondo en Madrid dejaron a Brasil en quinta posición, con un oro y una plata, y a México en sexta, con un oro y un bronce.

República Dominicana albergó los Torneos de las Américas de baloncesto, masculino y femenino, clasificatorios para los respectivos Mundiales del próximo año. En mujeres, Argentina, Estados Unidos y Cuba obtuvieron el pasaporte para Brasil 2006; en hombres, Brasil ganó la final a Argentina, campeón olímpico. Venezuela, Estados Unidos y Panamá también irán a Japón 2006.

En voleibol, la selección masculina de Brasil se adjudicó la Copa de Grandes Campeones, con "Giba" como líder destacado.

La selección femenina de hockey césped, liderada por Luciana Aymar -elegida mejor jugadora del mundo por tercera vez-, ganó el Torneo de las Tres Naciones, mientras que el equipo masculino, dirigido ahora por Sergio Vigil, ex técnico de "Las Leonas", ganó el Cuatro Naciones, ambos jugados en Buenos Aires. EFE