Gerencia de discoteca Led niega acusaciones

Por martes 15 de abril, 2008

SANTO DOMINGO.- La gerencia del club nocturno Led, de esta capital, negó categóricamente que empleados suyos hayan “secuestrado y torturado” a un joven que visitaba dicho establecimiento, como denunciaron este lunes los padres de este último. Iván Ramírez Pou, gerente general del centro de diversión, refutó una version de la ingeniera Argentina Abreu y del licenciado Edgar Penzo en el sentido de que a su hijo Edgar Penzo Abreu, estudiante del noveno semestre de derecho, le golpearon “con salvajismo con una manopla” y le aplicaron “descargas eléctricas” tras ser llevado esposado a un cuarto de “torturas” del lugar.

Explicó que ciertamente el sábado alrededor de las 2:54 de la madrugada, en momentos en que el club nocturno concluía la jornada del viernes, fue informado de que había una trifulca en el area VIP debido a que uno de los clientes había roto una garrafa de agua tónica, uno de cuyos vidrios había herido a otra persona.

Ramírez Pou dijo que el autor del incidente resultó ser el joven Edgar Penzo Abreu, quien inicialmente fue amonestado por miembros del personal de seguridad del club nocturno e invitado a salir del lugar. “En respuesta el joven dió un puñetazo a un Encargado de Seguridad y a pesar de los pedidos que le hacían sus amigos, se violentó más y trató de golpear a los miembros de la seguridad con patadas, botellas, hieleras y otros objetos; incluso en una oportunidad resbaló y se golpeó él mismo con una mesa”, agregó.

Dijo que Penzo Abreu fue llevado a la gerencia del establecimiento y ésta llamó a la Policía, la cual llegó en menos tres minutos. En presencia de los uniformados y de una jovencita que dijo ser su novia, el joven pidió excusas por el incidente a la Gerencia, la cual decidió no presentar en su contra ninguna querella y dejarle que se retirara del lugar, bajo advertencia de que no se le permitiría de nuevo la entrada por su mal comportamiento.

Indicó que una vez fuera y luego de que la Policía se marchara, el joven amenazó con emprender acciones en contra del club nocturno. “Yo esta discoteca la cierro, mi familia tiene muchos cuartos, ustedes no saben quien soy yo; y yo tengo mucho power, yo soy abogado”, exclamó el joven, de acuerdo a los ejecutivos del club nocturno.

El Gerente de Led dijo que la mejor demostración de que el joven en cuestión no fue torturado la puede dar la propia Policía y los jóvenes que le acompañaban, y el hecho de que en su cuerpo no presenta señales de que haya recibido descargas eléctricas, golpes contundentes ni fracturas de ningún tipo sino simples laceraciones en la nariz que recibió cuando él mismo se cayó encima de una mesa”.

“El propio Penzo Abreu admitió delante del fiscal adjunto del Distrito Nacional, Johnny Núñez, que no fue golpeado con manoplas. En ese lugar tampoco mostró dientes rotos ni habló sobre descargas eléctricas”, agregó.