Gobernadora de Luisiana dice que “ayuda federal fue lenta”

Por martes 6 de septiembre, 2005

Washington, 6 sep (EFE).- La gobernadora de Luisiana, Kathleen Blanco, dijo hoy que "la ayuda del gobierno federal fue lenta" después de que el huracán "Katrina" devastara la costa de ese Estado y Misisipi, en el Golfo de México.

"La ayuda del gobierno federal ha sido lenta, y yo no sé por qué", declaró Blanco en una entrevista con la cadena CNN de televisión.

Mientras continúan aumentando las críticas a la Administración del presidente George W. Bush por su respuesta a la crisis causada por el huracán, parte de las querellas giran en torno a quién tiene la responsabilidad por la movilización de recursos, y quién coordina las actividades.

Blanco explicó que, durante su entrevista el viernes pasado con Bush éste le ofreció la opción de "federalizar" la operación militar, lo cual implica que todas las fuerzas de seguridad quedarían bajo la autoridad de Washington.

"Yo rehusé transferir la autoridad de la policía", dijo Blanco. "La Guardia Nacional tiene autoridad para cumplir tareas en la seguridad y mantenimiento del orden".

La gobernadora ha pedido el asesoramiento de James Lee Witt, ex director de la Agencia de Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés)) a la cual, supuestamente, le corresponde coordinar todas las operaciones de ayuda a damnificados y reconstrucción después de desastres.

Witt, quien dirigió FEMA durante el gobierno del presidente Bill Clinton, dijo que "es difícil que una agencia de esta naturaleza actúe de acuerdo con su misión cuando se le ha quitado el corazón".

Después de los ataques terroristas de septiembre de 2001, el presidente Bush, en la mayor reorganización de la burocracia federal desde 1948, creó el Departamento de Seguridad Nacional y puso bajo su jurisdicción a decenas de agencias.

FEMA, que antes era una agencia independiente, quedó bajo la autoridad del Departamento de Seguridad Nacional cuyo titular, Michael Chertoff, ha dicho que tres días después del huracán, ni él ni FEMA tenían idea de la gravedad de la inundación en Nueva Orleans.

"Yo vine aquí solo para dar asesoramiento a la gobernadora Blanco", indicó Witt. "Pero rezo para que el Congreso devuelva su corazón a FEMA y la haga, otra vez, una agencia independiente". EFE