Gobierno de Lula niega nuevas denuncias de corrupción

Por sábado 8 de octubre, 2005

Río de Janeiro, 8 oct (EFE).- El gobierno brasileño salió al cruce de denuncias por tráfico de influencias vertidas en una revista contra el hermano mayor del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

En una nota oficial la Secretaria de Prensa y Portavoz de la Presidencia de la República, afirmó que el palacio de gobierno ha dado instrucciones para que todo familiar del presidente Lula "sea tratado como cualquier ciudadano común".

"Toda persona que tenga la ilusión de conseguir beneficio del gobierno federal usando el nombre del presidente de la República fracasará", señaló la nota oficial.

La revista "Veja" un acérrima opositora al gobierno y al oficialista Partido de los Trabajadores (PT) afirmó en la edición puesta a la venta hoy que el hermano mayor de Lula, Genival Inácio da Silva, mantiene una oficina en la ciudad de Sao Bernardo do Campo, donde atendería a empresarios interesados en negociar con la Presidencia de la República.

También, según Veja, ofrecería su intermediación a los interesados en negociar con las alcaldías del PT, empresas estatales y organismos del gobierno, incluyendo el banco Caixa Económica Federal.

Según la nota oficial de la Presidencia, "el presidente de la República nunca supo de la existencia de una supuesta oficina en la cual participara su hermano".

"Ninguna de las posibles gestiones hechas por el hermano del presidente de la república frente al gobierno Federal tuvo alguna aceptación por parte de los empleados contactados", agrega la nota oficial.

Según la revista, el hermano de Lula mencionó al asesor especial del presidente, César Alvarez, y a un director de la petrolera estatal Petrobras como dos de sus contactos más notables.

Las nuevas denuncias fueron difundidas en momentos en que parece haber amainado la crisis política que ha sacudido al gobierno, al Congreso y a los partidos aliados a Lula a causa de graves denuncias de corrupción. EFE