Gobierno y envasadoras aún no cierran negociaciones sobre ejecución subsidio GLP

Por domingo 3 de agosto, 2008

El gobierno y las distribuidoras de gas licuado de petróleo (GLP) que participarán en el programa de subsidio para las familias aún no han cerrado las negociaciones, porque esas empresas no están en capacidad de asumir algunos costos operativos que implica el programa social con el que las autoridades pretenden amortiguar los efectos del alza del gas.

La afirmación se desprende de declaraciones de la coordinadora técnica del Gabinete Social del Gobierno, Susana Gómez, quien informó que las autoridades y los “gaseros” aún están en negociaciones, pese a que se tiene previsto iniciar la entrega de las 416 mil nuevas tarjetas a las familias que recibirán el subsidio para la compra del GLP.

Asimismo, la funcionaria admitió que para las autoridades será complicado el proceso de entrega masiva de esas 416 mil tarjetas, que iniciará el día 18 del mes en curso y, para lo cual, ya se está adoptando el mecanismo de convocar a todas esas personas.

Al participar en el programa televisivo Propuesta Semanal, que produce Ramón Núñez Ramírez, informó que el vicepresidente de la República y coordinador del Gabinete Social, Rafael Alburquerque, está realizando una serie de visitas y entregando la base de dato a las personas que entregarán las tarjetas de débito a los beneficiarios.

“Después que se termine con la entrega de las tarjetas a las personas que estarán en las listas, habrá estaciones de demanda para el caso del GLP, que es el caso complicado, porque siempre la gente va a querer tener acceso a este programa”, precisó Gómez.

Asimismo, reveló que con el paquete de medidas sociales que se ha diseñado el gobierno está previendo evitar un crecimiento muy alto de la población pobre, similar a lo ocurrido en el 2004.

En tal sentido, dijo que será ajustada la transferencia del programa Comer es Primero de 550 a 700 pesos y aumentar la cobertura de 400 a 450 personas; beneficiar a otras 150 mil familias con un bono alimenticio transitorio hasta que puedan pasar a recibir la Tarjeta Solidaridad; así como la elección de una franja de 200 mil familias de clase media baja sólo para el subsidio al GLP, lo que completará las 800 familias con protección social anunciada por el presidente Leonel Fernández .

Tras referirse a los beneficios de los programas sociales del gobierno, especialmente con la tarjeta Solidaridad, Susana Gómez cuestionó que algunos sectores no hayan sugerido al gobierno que pidiera alguna corresponsabilidad a todos los sectores que se han beneficiando con el subsidio generalizado del GLP y que, sin embargo, ahora hay quienes han opinado que los pobres que reciben subsidios deben dar algo a cambio.