Gronholm y Solberg se batirán por ser segundos tras campeón Loeb

Por miércoles 9 de noviembre, 2005

Madrid, (EFE).- El finlandés Marcus Gronholm (Peugeot 307) y el Petter Solberg (Subaru Impreza) acaparan la atención del Rally de Australia a partir de mañana hasta el día 13, donde se resolverá la incógnita de quién se hace con el segundo puesto en el podio del Campeonato del Mundo tras el francés Sebastien Loeb (Citroen Xsara).

Loeb se proclamó matemáticamente campeón del mundo por segundo año consecutivo el 2 de octubre en Japón cuando aún quedaban tres rallys para completar la temporada, y ahora su aliciente es seguir sumando victorias para alcanzar el récord de triunfos que posee Carlos Sainz.

El francés suma diez victorias en quince pruebas disputadas. Cuando sólo queda el Rally de Australia para cerrar la campaña 2005, un triunfo supondría el vigésimo primero de su cuenta particular y se colocaría a cinco de la cantidad de logros de Sainz, cifra que, según su trayectoria, todo parece indicar que rebasará con creces la próxima temporada.

Con el título de equipos también decidido para Citroen, la decimoctava edición de la prueba australiana tiene asegurado el espectáculo por la encarnizada lucha que protagonizarán Gronholm y Solberg, que afrontan la carrera empatados a 71 puntos.

Ninguno de los dos consiguió podio el año pasado, edición en la que se impuso Loeb seguido del finlandés Harri Rovanpera (Mitsubishi Lancer) y del belga Francois Duval (Citroen Xsara), si bien las estadísticas favorecen a Gronholm.

Gronholm se alzó con el triunfo en los años 2000, 2001 y 2002, y en 2003 llegó tercero; mientras que Solberg cuenta con un triunfo en 2003 y un tercer puesto en 2002.

El finlandés Toni Gardemeister (Ford Focus) acude como cuarto clasificado con 58 puntos.

La ciudad de Perth, en la parte occidental de Australia, será el centro neurálgico de la prueba que este año muestra varios cambios con respecto a ediciones anteriores, pero se mantiene fiel a las pruebas de velocidad tradicionales.

Este rally en los últimos años ha sido objeto de críticas por parte de los pilotos al considerarla demasiado peligrosa. Como ejemplo, el francés Francois Delecour sufrió sendos accidentes en 2001 y 2002, y es que discurre por rápidas y estrechas pistas que se encuentran cubiertas de una fina capa de gravilla, una superficie que ofrece muy bajos niveles de adherencia. De ahí su espectacularidad.

Entre los 96 participantes que tomarán la salida se encuentran dos españoles, Dani Solá (Ford Focus) que ha manifestado que su intención es "terminar la carrera" -"soy muy consciente de mi situación y en Australia volveremos a pilotar sin haber hecho ningún test previo sobre tierra"-, y Xavier Pons (Citroen Xsara), quien hace dos semanas logró el cuarto puesto en el Rally de Cataluña.

Los pilotos tendrán que recorrer 1345.41 kilómetros, 355.39 de ellos correspondientes a los tramos cronometrados. Mañana día 10 a partir de las 18:13 horas (hora local) se disputarán las dos primeras especiales de 2,35 kilómetros cada una. La primera etapa del viernes tendrá nueve especiales al igual que el sábado y el domingo seis tramos pondrán el sello a la temporada. EFE