Grupo 30 países negocia documento reforma ONU en medio divisiones

Por lunes 29 de agosto, 2005

Naciones Unidas, 29 ago (EFE).- En medio de fuertes divisiones, un grupo negociador de una treintena de países inició hoy el debate para elaborar un documento definitivo sobre la reforma de la ONU que será adoptado en la próxima cumbre mundial de septiembre.

Cuando quedan poco menos de tres semanas para la reunión de líderes mundiales, el grupo negociador empezó a discutir dos de los puntos más polémicos del borrador de documento de la ONU: el terrorismo y la creación de una Comisión para la Consolidación de la Paz.

Pero antes del inicio del debate, el presidente de la Asamblea General, Jean Ping, dio a conocer la composición de este grupo que liderará las negociaciones y que está formado por representantes de los distintas entidades regionales y agrupaciones de la ONU.

El grupo está compuesto por los cinco miembros del Consejo de Seguridad -EEUU, Reino Unido, Francia, China y Rusia-, así como por Jamaica en nombre del Grupo de los 77 y Malasia, Cuba y Suráfrica en representación del Movimiento de No Alineados (NAM).

Como representación de la Unión Europea (UE), además del Reino Unido, que ostenta la actual presidencia de la entidad, participan también Austria y Luxemburgo.

Marruecos, Mauritania y Mozambique son los países que negocian en nombre del Grupo de Africa, mientras que Líbano lo hace en calidad de miembro del Grupo Arabe, y Granada de la Comunidad del Caribe (CARICOM)

Otros países que están involucrados directamente en la negociación serán Argentina, Argelia, Brasil, Canadá, Chile, Egipto, Francia, India, Irán, Japón, Lituania, México, Moldavia, Noruega, Pakistán, Corea del Sur y Suiza.

Los demás países también pueden participar en los debates, que son de carácter abierto, pero en calidad de observadores.

La idea de crear un grupo más reducido fue lanzada por Ping la semana pasada para acelerar el proceso de negociación y poder presentar un borrador de documento final a más tardar el próximo 2 de septiembre.

Sin embargo, los desacuerdos siguen siendo enormes, especialmente entre los países desarrollados y en vías en desarrollo, y también dentro del último grupo.

La negociación del documento definitivo se está efectuando en base al actual borrador de 38 páginas, que consensuaron los países miembros después de seis meses de discusiones.

Tras tres horas de debate sobre el terrorismo no se alcanzó ningún acuerdo sobre la definición del término, por lo que se decidió crear un grupo más pequeño, formado por EEUU, Reino Unido, Pakistán y Argelia, entre otros países interesados, para seguir las discusiones.

Según explicó el embajador de Suráfrica, Dumisani Kumalo, los países desarrollados consideran que en la definición del término se debe dejar claro las causas y raíces del fenómeno, muchas de ellas relacionadas con el desarrollo, así como tener en cuenta el derecho de autodeterminación de los pueblos ocupados y oprimidos.

Por su parte, EEUU presentó una carta en la que explicaba su posición y definición sobre el terrorismo, que no quiso hacer pública hasta que sea estudiada por los Estados miembros.

El portavoz de la misión de EEUU ante la ONU, Rick Grenell, indicó que su país "no quiere aniquilar el documento", sino exponer sus puntos de vista, de la misma manera que hacen otros países.

EEUU ha presentado cientos de enmiendas propuestas al borrador de documento, tras sostener que prefieren que el debate se centre solamente en la reforma de la ONU como institución.

El grupo negociador tampoco alcanzó un acuerdo en el debate sobre la composición y funciones de una Comisión de Consolidación de la Paz para ayudar a los países que salen de un conflicto.

Otras discrepancias entre los países que serán tratadas en los próximos días hacen referencia al desarme nuclear, así como un nuevo Consejo de Derechos Humanos, las acciones colectivas para frenar el genocidio, y medidas para luchar contra la pobreza y promover el desarrollo. EFE