Grupo Accor organiza charlas

Por sábado 26 de abril, 2008

El Grupo Accor en la República Dominicana, en el marco de sus actividades de responsabilidad social, llevó a cabo encuentros con su personal, con el objetivo de sensibilizarlos e involucrarlos en temas de interés social.

En este sentido, Ebony Lafontaine directora del departamento de Formación Turística de la Secretaría de Estado de Turismo, ofreció un ciclo de conferencias a todos los empleados de la empresa sobre “Explotación Sexual y comercial infantil en el sector turístico”.

Según expresó su director en el país, Jean Le Priellec, “Este es un compromiso que han hecho propio cada uno de los hoteles del Grupo Accor a nivel internacional, por lo que siendo coherentes con estos principios los hoteles del Grupo establecidos en la República Dominicana – Hotel Sofitel Nicolás de Ovando, Sofitel Francés y el Mercure Comercial- hemos querido manifestar a nuestros colaboradores, clientes y relacionados, nuestro compromiso con este tema tan trascendental”.

La actividad se enmarca en el programa “Earth Guest” (Huésped de la tierra), el cual tiene por objeto contribuir con el bienestar del hombre y el respeto por el medio ambiente; es un programa ambicioso con el cual la organización desea llevar a cabo su visión del desarrollo sostenible.

El año pasado Accor celebró jornadas para preservar los recursos de la tierra, pues la carta de compromiso Accor con el medio ambiente propone una serie de acciones concretas, fruto de un trabajo colectivo, que han demostrado su eficacia en los hoteles del grupo.

Felicia Cedano, directora de recursos humanos de los hoteles Accor ha coordinado encuentros con representantes de diferentes instituciones con el propósito de concienciar a los empleados, y como parte del capitulo de responsabilidad social de la empresa.

Lafontaine indicó que la explotación sexual de los niños en el turismo, es la utilización de los niños con fines comerciales de índole sexual por una remuneración u otra contraprestación entre el niño o la niña, el cliente, el intermediario o agente y otros que se lucren con la trata de niños para esos fines durante el tiempo libre destinado al turismo.

La explotación sexual de los niños en el turismo no sólo tiene consecuencias negativas duraderas para el grupo más vulnerable de la población local, también puede destruir la imagen de un destino turístico de calidad.