Guillermo Moreno en Manhattan

Por Carlos Luis Baron miércoles 12 de diciembre, 2012

Las cosas que se dicen y las que no se dicen de Leonel Fernández han enlutado los sentimientos del país por la desolación y el agotamiento moral. El país no soporta más el paquetazo fecal (fiscal), y lo absurdo en la defensa del gobierno pasado.

La gira internacional que está presentando Guillermo Moreno y que hizo escala en Manhattan, trajo a relucir mucho más aspectos de lo desastroso que fue el gobierno mafioso de Leonel Fernández y su pandilla. Guillermo Moreno ha asumido una responsabilidad histórica de defensa del patrimonio dominicano y la salud misma de la República. Pocos dominicanos son conscientes del papel que juega en estos momentos esa decisión tan importante y puntera a la vez. Jugar contra ese equipo mafioso es casi entregar su alma al mismo Diablo. El reto para nosotros es proteger este señor de los ataques que vendrán en todos los órdenes; químicos, directos, judiciales y contra sus familiares los cuales ya han empezado.

Alianza País asume la responsabilidad de defensa de la soberanía que ha sido subastada al narcotráfico europeo y otros lugares en el globo terráqueo. Para ser mas especifico el caso del empresario español Arturo Del Tiempo Marques, que bajo la protección del gobierno de Leonel Fernández, manejo recursos del erario (empréstitos), influencia y otros beneficios hasta que fue detenido en España, donde será juzgado por narcotráfico. Del Tiempo es investigado en su país natal España, con relación a un cargamento de 1,200 kilos de cocaína, procedente de República Dominicana. Arturo Marques es propietario de la torre Atiemar, construida en la capital dominicana.

El rumor público indica que muchos funcionarios del pasado gobierno podrían ser embarrados en esos expedientes españoles. Como caso curioso la prisa en que Danilo Medina viajo a dicho país para reunirse de emergencia, con el Rey de España. Al parecer, como no consiguió entregar el mensaje Leonel y su equipo viajaron directamente a realizar la encomienda.

Son especulaciones del vulgo popular, pero esto se ha convertido en una consigna indiscreta que tarde o temprano le pasara factura al gobierno de Danilo Medina. Las autoridades dominicanas han mantenido un secreto de sepulcro con relación a este espectacular tráfico de drogas; aluden que no quieren afectar las investigaciones que realiza España.