Gutiérrez dice en libro que plan de golpe de incluía su asesinato

Por jueves 13 de octubre, 2005

Bogotá,(EFE).- El destituido ex presidente ecuatoriano Lucio Gutiérrez presentó hoy en Bogotá su libro "El golpe. Los rostros de la conspiración", en el que narra su salida del poder el pasado 20 de abril y afirma que parte del plan incluía asesinarlo.

El libro de 10 capítulos, presentado por Gutiérrez en un hotel bogotano, denuncia que en Ecuador hay "persecución política" y una represión brutal" y asegura que el actual mandatario, Alfredo Palacio, que fue su vicepresidente "se caerá solito" por su "mala" gestión.

El ex jefe de Estado y coronel retirado, de 49 años, destituido el 20 de abril, dijo que el nuevo Gobierno "ha cometido una serie de errores en materia económica, de política internacional y de política interna".

El gobierno colombiano concedió el asilo la semana pasada al depuesto presidente, a su hermano el ex diputado Gilmar Gutiérrez, al ex secretario de Administración Fausto Cobo y al empresario Milton Ordóñez, militante del partido Sociedad Patriótica, que permanecían en Bogotá desde el 20 de septiembre.

No obstante, Gutiérrez anunció hoy su renuncia al asilo y su regreso a Ecuador mañana, viernes.

En su libro, el ex jefe de Estado considera que el golpe fue promovido por su decisiones de "de enfrentarse a la oligarquía corrupta", de "despolitizar la justicia" y porque su liderazgo en el sector más pobre "constituía una amenaza", entre otras causas.

Asegura que "la consigna" del 20 de abril, además de derrocarlo, incluía un plan para asesinarlo.

Gutiérrez acusa a su sucesor de "poner en riesgo las relaciones con Colombia" al cometer "errores garrafales y monumentales" como anunciar que se mantendrá neutral ante el conflicto colombiano.

Además critica a Palacio por reclamar a Colombia que suspenda las fumigaciones con glifosato en la frontera con Ecuador.

Recuerda que Palacio dijo al asumir la Presidencia que "había un plan diabólico entre Hugo Chávez, Gutiérrez y la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)" y después se negó a calificar de terroristas a las FARC, lo que ocasionó una nota de protesta de Bogotá.

Manifestó que en Ecuador "ahora se intimida a quien se opone a los intereses del Gobierno".

Señaló que en la publicación se reconocen los errores cometidos en su Gobierno, que facilitaron su destitución, las alianzas que hizo con los principales partidos y reconoce la compañía de unos pocos amigos.

En otro aparte del libro, Gutiérrez afirma que una vez, durante una ceremonia en la catedral de Asunción, evitó que el presidente de Cuba, Fidel Castro, se cayera dormido de bruces por lo menos tres veces, pero irónicamente este mandatario apoyó más tarde su derrocamiento.

El libro, de menos de 200 páginas, fue editado en Guayaquil (Ecuador) y contiene numerosos gráficos sobre el comportamiento económico antes y después de su gestión.

El ex mandatario indica en el epílogo del libro que siente "impotencia" de no estar cerca de su país, que trota "para escapar de la amargura y que con el golpe, y que "la gente humilde perdió una voz".

"Por ahora se perdió es magnífica posibilidad de la refundación ética de la República, pero la esperanza no se ha perdido, seguimos en este empeño y lucha por alcanzar ese sueño de varias generaciones", finaliza Gutiérrez. EFE