Hacia una cobertura universal – La experiencia de Taiwán

Por Carlos Luis Baron martes 22 de mayo, 2012

I. Prefacio

La Organización Mundial de la Salud (OMS) concede gran importancia al establecimiento de un sistema de asistencia sanitaria. Su Informe sobre la Salud en el Mundo de 2010 se centraba en la asistencia médica universal, y la Asamblea Mundial de la Salud de 2012 ha elegido como lema “Hacia la cobertura universal”, lo cual indica el reconocimiento global de la necesidad de establecer un sistema de asistencia sanitaria solvente y amplio.

El programa de Seguro Médico Nacional de Taiwán (NHI, siglas en inglés), puesto en marcha hace 18 años, ha recibido reconocimiento tanto dentro como fuera del país. Las cadenas de televisión ABC (American Broadcasting Company) y PBS (Public Broadcasting Service) han producido por separado programas para resaltar el NHI. Este año, la CNN (Cable News Network) ha emitido un reportaje sobre los sistemas de asistencia médica y sanitaria de Taiwán, el Reino Unido y Suiza en el que se alaba el éxito del programa de Taiwán. En 2011, delegaciones procedentes de más de 50 países visitaron Taiwán para estudiar su programa de seguro médico universal.

II. Una introducción al programa de Asistencia Sanitaria Nacional

En los días anteriores al establecimiento del NHI, más del 40 por ciento de los ciudadanos de la nación no contaban con seguro médico. Tras siete años de planificación estatal, el programa NHI fue introducido como un plan de pagador único el 1 de marzo de 1995, como sistema de seguro social autofinanciado. En él, se comparten las primas entre el asegurado, el empresario del asegurado y el gobierno. Aproximadamente el 99,6 por ciento de la población de Taiwán está cubierta por el NHI.

El programa permite el acceso irrestricto al servicio médico para todas las personas aseguradas. Entre los servicios cubiertos están la asistencia hospitalaria y ambulatoria, la medicina herbácea china, los servicios dentales, la asistencia al parto, la terapia de rehabilitación, la atención domiciliaria y el cuidado de pacientes psicóticos crónicos. Todas las persona aseguradas tienen derecho a un tratamiento médico inmediato en cualquiera de la más de 25.000 clínicas e instituciones de Taiwán.

III. Reformas recientes

Más de una década después de que el programa NHI entrara en vigor, el gobierno ha llevado a cabo una revisión del mismo y ha propuesto un sistema de “segunda generación” para establecer una forma de pago más justa, basada en el cobro de una prima adicional del 2 por ciento sobre las rentas fuera de nómina y las ganancias de capital individuales. Cuando entre en vigor el nuevos sistema, en 2013, las tasas de las primas básicas se reducirán para aliviar la carga financiera de la clase trabajadora, asegurando una mayor igualdad y un fortalecimiento de la justicia social.

El principal factor que está detrás del éxito de NHI se basa en los profesionales de Taiwán dedicados a la medicina, quienes se han ganado nuestra más profundo aprecio y nuestro mayor respeto por su compromiso con el pueblo.

Durante años, Taiwán se ha centrado en proporcionar un servicio médico asequible, accesible y efectivo basado en un sistema de pago equitativo. Ahora se enfrenta a un nuevo problema, el de la escasez de personal médico y la sobrecarga de trabajo, y está haciendo un esfuerzo para atraer más gente a la profesión médica y mejorar las condiciones de trabajo.

IV. Conclusión

El programa de seguro médico de Taiwán ha enrolado exitosamente a prácticamente la totalidad de la población, es de gran calidad, permite la búsqueda de atención médica por conveniencia y ha mantenido un control sobre los costes. Los costes sanitarios colectivos para toda la ciudadanía bajo el NHI ascienden solo al 6,9 por ciento del PIB. Los costes administrativos suponen solo el 1,5 por ciento de todos los gastos, gracias a una sólida red tecnológica de información. Por otra parte, a finales de 2011, 3,07 millones de personas se habían beneficiado de programas de subsidio de prima de seguro. Como la parte más vulnerable de la sociedad está cubierta por el programa de seguro, se ha roto el vínculo entre enfermedad y pobreza. El NHI es uno de los proyectos públicos de Taiwán más exitosos en la historia, y cuenta con un índice de satisfacción pública del 88,6 por ciento.

Por el programa de NHI y muchos otros logros en sanidad pública, Taiwán ha ganado la afirmación de otros países del mundo. Desde 2009, ha sido invitado a participar como observador en la cita anual de la Asamblea Mundial de la Salud, abriendo nuevas oportunidades para una participación más amplia y profunda en cooperación internacional en los asuntos relacionados con la salud. Taiwán está además impaciente por ayudar a elevar los estándares de la salud mundial compartiendo sus experiencias a través de la plataforma de la OMS. Sin embardo, y desafortunadamente, a pesar de que Taiwán ha obtenido el estatus de observador en la Asamblea, no se ha experimentado progreso sustancial de ningún tipo en lo que respecta a su mayor participación en la OMS. En mayo de 2011, salió a la luz un memorando secreto de la OMS en el que se indicaba que Taiwán había sido degradado en su estatus y había estado sujeto a numerosas restricciones. El pueblo de Taiwán, así como el de muchas otras naciones, ha mostrado su disconformidad y grave preocupación por esta situación. Taiwán también ha expresado una y otra vez a la Secretaría de la OMS su protesta ante tal tratamiento.

Desde aquí, hago un llamamiento a la comunidad internacional para que nos apoye. Insto a la Secretaría de la OMS a que responda a nuestra petición de que los asuntos de la participación de Taiwán en la OMS se extiendan desde su asistencia a la Asamblea hasta su inclusión en otros encuentros, mecanismos y actividades de la OMS. Esto asegurará una significativa y digna participación de Taiwán en la Organización Mundial de la Salud.

La autora es Ministro de Sanidad República de China (Taiwán)