Hagamos conciencia

Por Carlos Luis Baron martes 4 de diciembre, 2012

Como todo país que atraviesa por el proceso de construir una mejor sociedad, nos encontramos pagando el precio. Un poco para comprender tanto dolor y sangre, en vano, sino no nos disponemos, en conjunto y de manera integrar, a terminar con esta angustia, para el presente y futuro de nuestros descendientes en esta media isla. Pagamos el precio en cada Francina y Jordi que casi perdemos, en tantos otros que hemos perdidos de la misma manera y en los famosos “intercambios de disparos” de la atrasada institución policial que nos gastamos.

En verdad, es necesario que apreciemos por lo que estamos pasando, es preciso hacer conciencia de esta desgracia de un país que se encuentra en búsqueda de un llamado desarrollo. Repito hay que hacer conciencia de este sabor amargo que probamos muchas veces al día, cuando salimos de nuestras casas, dejamos a nuestros hijos y familiares sin la certeza de si será la última vez, de si podremos, al final de la jornada, volver seguros, enteros, con vida a nuestros hogares.

Hagamos ese ejercicio y empoderémonos en cada solución posible o imposible, porque de seguir indiferentes continuaremos cayendo, “uno a uno y de los mejores” hasta que le toque a Usted, a su hijo, amigo o pariente.

Hagámoslo sin temor, sin odios, sin prejuicios, sin mala fe ni medias verdades, sin sectarismos, sin rabia o impotencia porque también obnubilan la conciencia; con el solo interés de encontrar la paz y arrancar para siempre las razones de tanta violencia y primitivismo.