Haití asegura comunidad internacional mantiene proceso electoral

Por viernes 21 de octubre, 2005

Bruselas, 21 oct (EFE).- El primer ministro de Haití, Gerard Latortue, se esforzó hoy en convencer a los países y organizaciones donantes de ayuda de que el proceso hacia la estabilización del país y los preparativos de las elecciones avanzan en la buena dirección. Latortue, que participó en la conferencia internacional sobre Haití, que se clausuró hoy en Bruselas, donde fue inaugurada ayer, jueves, se mostró satisfecho de haber podido "calmar ciertas inquietudes" en materia de seguridad y sobre todo acerca de las elecciones presidenciales y legislativas.

Pese a no poder precisar las fechas exactas, dado que corresponde al Consejo Electoral Provisional, sí dio por sentado que la primera vuelta de las elecciones se celebrará en diciembre, y la segunda hacia mediados de enero, coincidiendo probablemente con los comicios locales.

Anunció que el nuevo censo electoral, elaborado con la asistencia de la Organización de Estados Americanos (OEA), cubre ya a 3,5 millones de votantes lo que, en su opinión, permite atribuir una "fuerte credibilidad" al proceso.

Además, subrayó que la fecha prevista para el traspaso de poderes al nuevo mandatario, el 7 de febrero, es "inamovible" y que él volverá a "la jubilación" tras entregar el testigo.

La Comisión Europea prevé desplegar una misión de observación electoral para verificar la limpieza de los comicios, según anunció el comisario de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Louis Michel.

Con vistas a la normalización de la democracia, Michel y Latortue acordaron además el envío a Haití de un experto belga que asesorará a las autoridades nacionales en la elaboración de una futura ley sobre financiación de los partidos políticos.

Sobre la seguridad, Latortue dijo que tanto la administración nacional como la fuerza internacional destacada en el país han conseguido avances sustanciales y que la violencia actual se explica por "las bolsas de pobreza" y es comparable a la del resto de la región caribeña.

El jefe de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH), el chileno Juan Gabriel Valdés, que destacó que las próximas elecciones serán las primeras en la historia reciente de Haití en las que "nadie se excluye", corroboró que la situación de seguridad "es mejor que hace tres o cuatro meses" y subrayó que "estamos en el buen camino".

Puntualizó, no obstante, que la misión de Naciones Unidas "debería por lo menos permanecer durante el mandato del próximo gobierno".

La MINUSTAH tiene como función combatir la inseguridad reinante en Haití tras la crisis que forzó la salida del ex presidente Jean Bertrand Aristide, en febrero de 2004.

Cuenta con 6.381 efectivos militares y unos 1.471 policías y está integrada por tropas de España, Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Francia, Perú, Estados Unidos o Uruguay, entre otros países.

Fuentes de la ONU dijeron a EFE que la continuidad de MINUSTAH en los próximos años no implica necesariamente que se mantenga su actual dotación, ya que el objetivo de fondo es sustituir paulatinamente sus efectivos militares por policiales.

Valdés añadió que, con independencia de cuándo concluya la misión de MINUSTAH, "Naciones Unidas debe seguir colaborando (con Haití) más allá del tema de la seguridad (…) durante más de diez años".

La conferencia internacional sobre Haití, cuarta de la serie tras las celebradas en Cayena (Guayana francesa), Montreal y Washington, reunió a representantes de las instituciones y principales países donantes al país caribeño, entre ellos Japón y Canadá.

La cita tenía como objetivo reafirmar los compromisos de la comunidad internacional para asistir financieramente a la transición y recuperación de Haití, estimados en 1.200 millones de euros.

La Comisión Europea, que ha comprometido 294 millones de euros, informó que elevará de 8 a 18 millones de euros su contribución específica para el proceso electoral.

Además, Michel anunció que propondrá al Ejecutivo comunitario otorgar diez millones de euros como ayuda presupuestaria directa a Haití, lo que permitiría a las autoridades del país aliviar su déficit.

En paralelo, los ministros de Exteriores de la UE decidieron el pasado lunes liberar los 72 millones para la cooperación con Haití previstos en el Fondo Europeo de Desarrollo (FED), cuya ejecución estaba condicionada a los progresos democráticos y electorales. EFE