Haitianos se pasan a los arenques y sardinas en lugar de pollos y huevos

Por admin sábado 12 de enero, 2008

Dajabón (R.Dominicana), 12 ene (EFE).- Los haitianos que tradicionalmente entran en la República Dominicana a comprar en los mercados en la provincia fronteriza de Dajabón han sustituido la compra de pollos y huevos por la de arenques y sardinas.

El motivo no obedece a un cambio en las preferencias alimentarias de los haitianos sino a la prohibición por parte de las autoridades haitianas a la importación de productos avícolas desde la República Dominicana tras detectarse un brote de gripe aviar en este país.

Al menos 50 camiones llenos de huevos y pollos llegan a Dajabón los lunes y viernes, días de mercado, desde el Cibao Central (en el norte de la República Dominicana) para ser vendidos a los haitianos.

Pero esta semana sólo hubo media docena, que regresaron a sus destinos sin lograr ninguna operación comercial, según dijeron los propios productores avícolas.

Los comerciantes y compradores haitianos dicen que la prohibición impuesta por el Gobierno de su país ha generado muchas críticas y preocupación, porque el 95 por ciento de los pollos y huevos que consumen los vecinos de los pueblos fronterizos, del norte y nordeste haitiano, provienen de la República Dominicana.

Moriquita Pié dijo que los lunes y viernes cruza a Dajabón desde la población de Ouanminthe a comprar pollos y huevos, para luego venderlos en una freiduría que tiene en su país, pero que ahora decidió sustituir esos productos por arenques o sardinas, que ofrecen a sus clientes con pan y cazabe, un producto elaborado a base de yuca.

"Creo que es una medida que atenta contra la alimentación de muchos de los haitianos y por eso las autoridades de mi país tienen que dejarla sin efecto cuanto antes", dijo a Efe el estudiante Manuel Oguí de 22 años.

Mientras, Rebeca Silfá afirma que el arroz con huevo es uno de los platos más importantes de la dieta alimentaria de los pobres de Haití, que son la mayoría, por lo que la prohibición atenta contra la alimentación de una inmensa masa de haitianos.

El comerciante Cesarín Pié aseguró que en Haití, debido a la prohibición, se ha comenzado a sentir escasez de huevos y pollos y que eso está afectando a los restaurantes, cafeterías, comedores, supermercados, colmados, panaderías, reposterías y centros de comida rápida, en los que se utilizan mucho los productos avícolas.

Robert Cesarín Batiste, un dirigente comunitario de Cabo Haitiano, la segunda mayor ciudad de Haití, al noroeste de Puerto Príncipe, dijo que la mayoría de los pobres de Haití consumen arroz con huevos o plátanos guineos con pollo.

"A una familia pobre se le hace fácil saciar el hambre con un kilo y medio de arroz y dos huevos, porque no hay más nada que ofrecer, creo que las autoridades dominicanas y las de mi país deben ponerse de acuerdo, porque esto no puede seguir, porque se está sintiendo en los estómagos de la gente", explicó.

En la ciudad haitiana de Ouanaminthe, ubicada a 600 metros de la frontera con la provincia dominicana de Dajabón, el 98 por ciento de los productos que consume la población de más de 200.000 habitantes proviene de la República Dominicana.

Inclusive, el gourde, la moneda oficial haitiana, ha sido relegada por el peso dominicano, ya que la mayoría de las transacciones comerciales que se realizan en Ouanaminthe y comunidades vecinas se hacen con la moneda dominicana.

"En Ouanaminthe se usa el gourde para cumplir con algunos asuntos burocráticos oficiales y moverse en otros pueblos, pero allí realmente lo que circula es el peso dominicano, porque dependemos mucho de República Dominicanas", afirmó Robert Bien Aimé, un conductor del transporte público de Haití.

Andrés Joseph, un sociólogo haitiano que estudió en la República Dominicana, dice que las dificultades con que se enfrentan los haitianos para subsistir y conseguir servicios y bienes esenciales para llevar una vida moderna, ha provocado un desplazamiento masivo de personas hacia territorio dominicano. EFE