Hay que ajustarse el cinturón y dejar la gritadera

Por Carlos Luis Baron miércoles 12 de diciembre, 2012

Desde que el Presidente Danilo Medina, enviara al Congreso Nacional el Proyecto de Ley de Gasto Público o Presupuesto Nacional, algunas Instituciones Autónomas y hasta un Poder del Estado, han manifestado su desacuerdo con la partida asignada.

Los casos de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) y de la Junta Central Electoral, (JCE) fueron los más notorios, ya que esta última, mediante resolución, anunció que se dispone cerrar las diecinueve oficinas para el Registro de Electores en el Exterior (OPREE) en franca violación a la Ley 275-97.

En nuestra opinión, creemos que el Presidente Medina no esta siendo comprendido cuando ha dicho que no hay capacidad para atender todas las expectativas de los distintos ministerios y las distintas instituciones que conforman el organigrama estatal.

La Junta Central Electoral solicitó un total de cinco mil quinientos millones de pesos (RD$5.500.00) para este año 2013, y se le han asignado poco mas de RD$2.700 millones y se lo encuentra poco.

Afortunadamente el Presidente del Poder Judicial, previa reunión con el Jefe del Estado, se mostró satisfecho y comprensivo, pero la Junta Central Electoral está enfrascada en conseguir una aumento a como de lugar.

El Excelentísimo Señor Presidente, ha de hacer gala más que nunca, de su mejor arma, la paciencia y la compresión que le ha caracterizado a lo largo de su vida política para soportar las presiones propias de la silla de alfileres, como popularmente se la denomina al Solio Presidencial.

Bien sabido tenemos los dominicanos, de los gritos y lamentaciones que se generan cuando llega la hora de cuadrar el Presupuesto General de Nación.

El Doctor Joaquín Balaguer siempre fue chantajeado por el Congreso Nacional, quien todos los años, le aprobaban el Presupuesto con la condición de que les asignara un dinerito particular hoy mejor conocida como "Barrilito o ONGs" y un módico aumento de salarios para los pobres Senadores y Diputados. Esa fue la razón por la cual, cuando el Doctor Leonel Fernández llegó al poder por vez primera en 1996, el sueldo del Presidente de la República oscilaba en apenas RD$3,500 y el Vicepresidente RD$ 3,000.00, mientras los señores Senadores y Diputados, percibían salarios de RD$ 87.000 y RD$75.000 pesos, respectivamente.

Queremos, exhortar al Honorable Juez Presidente de la Junta Central Electoral y por vía de consecuencia, del Pleno del misma, Doctor Roberto Rosario Márquez, así como a mi estimada Magistrada Doctora Rosario Graciano de los Santos, Juez Titular de ese Alto Tribunal, Encargada del Voto en el Exterior, a desistir de cerrar las OPREE y buscar otra línea de entendimiento con el Presidente Danilo Medina, ya que aún están a tiempo, pues el Presupuesto puede ser modificado a solicitud del Poder Ejecutivo y del Poder Legislativo mediante observación.

Este presupuesto, refleja la realidad económica del país y esta elaborado, tomando en cuenta los beneficios que captarán a través de la recién Reforma Fiscal, La amnistía fiscal y los compromisos internaciones del gobierno en divisas, tales como el pago de las cuotas de la deuda externa y la factura petrolera.