Héctor Pérez Nina fallece luego de una larga enfermedad

Por viernes 18 de abril, 2008

SAN CRISTÓBAL:-Héctor Pérez Nina, de 60 años, falleció luego de una larga enfermedad, que lo mantuvo fuera de las actividades políticas y profesionales, por varios años y en ese lazo permaneció escudriñando la Biblia.

Pérez Nina, al morir perteneció evangelista “Bautista Better”, donde su resto fueron velados y se le rindió un curto de cuerpo presente, con la asistencia de cientos de personas. Mientras que su primer velatorio se efectuó en la funeraria “Savica”, ubicada en la calle Juan Pablo Pina, del sector de Los Nova, de la ciudad de San Cristóbal.

Héctor Pérez Nina, quien permaneció por 37 años, en el magisterio, procreo ocho hijos, las mayorías con su esposa Mercedes de la Rosa. Pérez Nina, quien fue profesor de larga lata se graduó como ingeniero agrónomo y fue fundador del frente Agropecuario del Partido Revolucionario Dominicano, donde fue homenajeado por la dirigencia municipal y provincial de esa organización política.

Pérez Nina con estilo único, al caminar por las calles y avenidas de la población, sus antiguo alumnos y los que no los fueron, también les saludaban de esta manera… ¡Qué hay profe!..

Impartió docencia por primera en la década del 70 a los reclusos de la Fortaleza Antonio Duvergé, luego en los planteles públicos Alejandro Pichardo, Juan Pablo Pina, laboro por varios años, en el ayuntamiento del Distrito Nacional. Además laboro como agrónomo en el Instituto Agrario Dominicano en la ciudad de Bani, el municipio de Sabana Grande de Palenque.

Fue profesor de agronomía en el Centro Sur de Desarrollo, con el ex presidente Hipólito mejía, quien siempre lo definió como su amigo. Para los San Cristobalense a muerto un hombre de ejemplo de trabajo, de humilde, de sacrificio por los demás.

HABLA SU ESPOSA

La señora Mercedes de la Rosa, a través del NUEVO DIARIO, agradeció a los médicos y personal para-médicos del Hospital de los Maestros (CENAPE), por asistencia permanente y la forma humana, durante varios años, que permaneció recibiendo asistencia Héctor Pérez Nina.

“Quiero darle la gracias a los doctores Octavio Núñez, Rafael Claudio, Josefina Adames, Cristiana Lara, entre otros que ahora no cuerdos sus nombres, para ellos mil gracias y que Dios, siempre le guié y les acompañe siempre”, dijo de la Rosa.

Señalo, que Héctor Pérez Nina, fue un esposo ejemplar, digno de ser escogido como ejemplo, porque siempre estaba de frente a los problemas de la familia.

Este próximo domingo será celebrado un curto ceremonial evangélico en la residencia de sus familiares, ubicada en la calle General Tejer, esquina Manuel María Seijas, de la ciudad de San Cristóbal, donde espera la asistencia de amigos, estudiantes, y otras personas relacionadas con la familia Pérez Nina.