Hipólito: la división y la derrota

Por Carlos Luis Baron miércoles 11 de enero, 2012

Ayer, Hipólito Mejía candidato del PRD-, certificó -en unas declaraciones sin desperdicios- la división y la derrota al sentenciar: “Yo hice lo que tenía que hacer, la historia que lo juzgue, la gente no es boba para entender que algo raro anda en eso…”. Y encima, este lamento, ¿o grito?: “Tenemos 10 meses esperándolo…” (Listin Diario/12/01/12). Pero esperando, ¿a quién…? Todos lo sabemos: a Miguel Vargas.

Previo a Hipólito, fue Tirso Mejía Ricart quien escribió: “En cuanto al Tribunal Constitucional, el presidente de nuevo organismo [el Dr. Milton Ray Guevara] hace tiempo que está al servicio del poder constituido y no es del PRD” (Acento. com. do/08/01/12). Y luego, hace esta otra escueta precisión: “Marino Mendoza no es del PRD”. ¿Habrá querido decir, el Dr. Tirso Mejía Ricart, que Marino Mendoza no es del PPH? Lo pregunto, porque entre el viejo, el nuevo PRD y el PPH, hay un limbo de siglas que ya ni se sabe cuál es el PRD. Pero allá ellos.

Lo que si ha quedado fuera de toda discusión -después de lo escrito por Tirso Mejía Ricart y lo declarado por Hipólito- es que el PRD está partido en dos y que su candidato está resignado -dicho por el mismo- a que sea la historia la que juzgue quien fue el culpable de la derrota.

Esta tirada de toalla (bajadero para la historia) de Hipólito, sólo servirá para dos cosas: para salvar al país de Hipólito y su PPH, y para los observadores electorales nacionales e internacionales cuando Hipólito, ya derrotado, llame a los perredeistas a tirarse a las calles a defender una causa de antemano perdida ¿o acaso, será posible -o mejor dicho, creíble- que un PRD dividido, derrote a Danilo Medina, a Leonel Fernández Reyna; y encima también, al nuevo fenómeno politico-electoral: a Margarita Cedeño? Yo que no juego ni taquito, voy peso a morisqueta al PLD.