Hipólito Mejía: ni mató, ni robó

Por Carlos Luis Baron jueves 16 de febrero, 2012

Los voceros de la candidatura presidencial de Danilo Medina no se cansan de repetir que el candidato del PLD le lleva no sabe cuántos puntos al candidato del PRD Hipólito Mejía, pero leyendo e interpretando algunas señales que emiten el candidato oficialista y su equipo de campaña, arribamos a la conclusión de que muchas cosas andan mal en torno a su proyecto político. Veamos:

1.- Danilo Medina y su gente jamás les explicaron al país cuáles son las cosas que andan mal en su gobierno, cuáles son las que están bien y cuáles son las que piensa hacer que nunca se hicieron. Ahora sucede que ese eslogan de campaña, traído de otro país, ha sido cambiado, sin dar explicaciones, por “el mejor cambio, el cambio seguro” ¿Por qué cambiaron de eslogan en momentos en que se arrecia la campaña electoral? Obviamente porque la mayoría de la población está jarta de los gobiernos del PLD y Danilo y su gente han percibido ese cansancio y buscan estafar otra vez a la población vendiendo la simpática idea del cambio, cuando en realidad representa la continuidad de “un sindicato de bandoleros” en el poder.

2.- La Junta Central Electoral, que ahora es un Comité Intermedio del PLD, creó una crisis innecesaria, una burbuja, en el seno de ese organismo que piensa contarle los votos a la oposición. El Presidente de la JCE, miembro del Comité Central del PLD, en nada se comporta como un juez, sino como un gallo de pelea y siempre tiene una respuesta contundente a cada cuestionamiento. Hizo volar de la gerencia de informática a un técnico que él no aceptaba y en su lugar colocó a su pupilo para hacer diabluras a la hora de transmitir los resultados finales de las votaciones del 20 de mayo, desde las juntas municipales al centro de cómputos de la JCE. Y la pregunta brota de inmediato: Si el candidato Danilo Medina y su gente se sienten tan cómodos en primer lugar, por qué crearon su bola de humo entorno a la JCE?

3.- El candidato oficialista ha colocado, en un despliegue grosero, brutal e irrespetuoso con el medio ambiente, miles y miles de vallas publicitarias, en carreteras, calles y avenidas del país. Se cree que por cada mil vallas del candidato oficialista, apenas hay 150 de Hipólito Mejía; la relación de los ‘spots’ de radio y televisión es de 100 a favor de Danilo y 1 a favor de Hipólito; los espacios pagados en los medios impresos y digitales superan en igual proporción a los del candidato opositor. Los programas de radio y televisión dirigidos por falsos comunicadores e interactivos abundan como la verdolaga ¿Cuál es la lectura de esa avalancha propagandística del candidato del gobierno? ¡Miedo, mi hermano, miedo!

4.- Danilo Medina y su gente parece que no encontraron otro día más feliz, cuando proclamaron la candidatura vicepresidencial de Margarita Cedeño el día de los fieles difuntos. ¿Y por qué la proclamaron en Santiago? ¿Por qué en diciembre hicieron una cena navideña en esa provincia con 55 mil personas? ¿Por qué la Primera Dama no se cansa de hacer marchas y caravanas en la ‘ciudad corazón’? Sencillamente, porque la intención del voto en la segunda ciudad del país está mucho a poco a favor del “Guapo de Gurabo” y eso lo saben muy bien los oficialistas que andan locos por allí, en un derroche de sonrisas, besos y abrazos que nunca se hizo.

5.-Danilo Medina y su gente deben sentirse muy mal con el fallido intento de la JCE de querer colocar la imagen sacrosanta de Margarita Cedeño en el recuadro número dos que le corresponde al PLD en la boleta electoral. El equipo de la candidata hace encuestas muy a menudo y los resultados hablan de que ella es más popular que Danilo, de manera que si gana las elecciones le pasarán factura y Danilo será un preso de confianza del ex Presidente Leonel Fernández que se irá de la presidencia, no del poder, con una amplia tasa de rechazo entre los dominicanos.

6.- Danilo Medina y su equipo de campaña se han propuesto desacreditar las encuestas y cuestionar aquellas que gozan de más credibilidad. Incluso, están presionando para que la próxima entrega de la Gallup-Hoy no se publique, dependiendo de los resultados, por supuesto. Hasta ahora se han publicado más de 20 encuestas y la mayoría dicen que Hipólito Mejía supera a Danilo Medina. Ante esa realidad mortificante, el candidato oficialista arremete con nuevas encuestas fantasmas para prostituirlas, para crear un estado de confusión en la percepción de la gente y si pierde la pelea en la opinión pública, no olvidemos que apelará a distintas modalidades del fraude electoral el día de las votaciones, que será un día de movilización, de vigilancia extrema en torno a los centros de votación, donde volveremos a ver a grupos de carroñeros intentado comprar las cédulas de los hijos de machepa.

7.- Se acerca el día en que el PLD y un sector del PRSC harán un acto público, anunciando la reedición del “Frente Patriótico”. Ese será el último “golpe de efecto” que Danilo y su gente llevarán a la opinión pública. Por supuesto, el sector del PRSC que pactará con el candidato que representa “más de lo mismo” jamás dirá al país por qué un 45 por ciento de los reformistas votarán por Hipólito Mejía, según las encuestas del gobierno. Nada nuevo anunciarán al país los ‘pelereformistas’ que se darán cita en el acto que se realizará en el Centro Olímpico. El sector de los reformistas que apoyará a Danilo Medina son funcionarios del gobierno y así los percibe la gente, pero Danilo está en campaña y entendemos su preocupación por enviar nuevas señales que alivien su estado de ánimo, aunque sigo creyendo que su candidatura es un castillo de piedras construido sobre la arena movediza del clientelismo más corrosivo.

8.- Si el candidato oficialista se siente tan cómodo en la intención del voto de la gente, ¿Por qué arremeten contra los periódicos y periodistas que utilizan sus medios para denunciar la corrupción existente en su gobierno? ¿Por qué persiguen y apresan a los dirigentes del PRD en Santiago? ¿Por qué presionan a altos oficiales policiales y militares para se “pongan claro” con Danilo? ¿Por qué odian tanto a Participación Ciudadana, si en el pasado reciente, cuando Hipólito Mejía era el Presidente, la elogiaban y se sentían a gusto con ella?

9.- Desde que fue proclamado candidato presidencial, en agosto del año pasado, Danilo Medina primero, y la pareja real después, han realizado cientos de marchas y caravanas en toda la geografía nacional, en un derroche impresionante de los recursos públicos. En el escenario de la movilización popular han sido pródigos y los reportes periodísticos así lo confirman. Y la pregunta es la siguiente: ¿Por qué si sienten tan seguros en primer lugar organizan, cada fin de semana, tres frentes de movilizaciones callejeras que en definitiva sólo aportan fatiga, angustia y gastos enormes en recursos y combustibles? ¿Por qué tanto afán de exhibición y de movilización cuando la campaña electoral ni siquiera había sido proclamada oficialmente?

Abundan otras señales que dan cuenta que muchas cosas no andan bien en el proyecto presidencial de Danilo Medina, un ciudadano del Sur que fue derrotado en el año dos mil por otro ciudadano del Norte, más carismático, más sincero, más autocrítico, que cuando fue Presidente por primera vez, ni mató, ni robó.