Hipólito Mejía y su desafío al pueblo dominicano

Por Carlos Luis Baron jueves 19 de enero, 2012

NUEVA YORK.- El 19 de noviembre del 2003, The Economist anunció el retiro de su apoyo al país. El organismo emitió un llamado de alerta a los calificadores de riesgos, mientras que por otro lado, la política económica puesta en marcha por el “Proyecto Presidencial” que promovía la reelección del presidente Hipólito Mejía 2004-2008, llevaba la devaluación de la moneda a más del 90% en menos de doce meses.

“Hipólito Mejía, pese a su creciente impopularidad y feroz oposición de su propio Partido Revolucionario Dominicano (PRD), trata de buscar la reelección en medio de alarmantes escándalos financieros, causados por la quiebra del Banco Intercontinental (BANINTER), institución financiera que le había hecho favores al mandatario. Además, el constante aumento del costo de la vida, provocado por la devaluación de la moneda, hacía más impopular al ex mandatario que actualmente lucha por su retorno al poder”.

El 10 de noviembre del 2003, analistas financieros de Wall Street informaron al país de lo siguiente:

“El gobierno presidido por Mejía, le presta más atención a su reelección que a la economía del país o al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Mejía había emprendido una jornada de recaudación (pedido de dinero prestado), para ayudar a calmar al FMI, es decir, le pidió dinero prestado a empresarios.

El 6 de marzo del 2004, un artículo publicado en el periódico Hoy, señala lo siguiente:

“Como si fueran imágenes del infierno de Dante y la Divina Comedia, a los estrategas del PPH (Proyecto Presidencial Hipólito) se les está gastando el abanico de artimañas políticas y, lo preocupante es que quisieran actuar como Jalisco que “nunca pierde, y si pierde arrebata”…

“Los desafíos políticos de Hipólito Mejía cuando se repostuló para el período presidencial 2004-2008, son alarmantes. Cometió acciones ilegales y extremadamente arbitrarias, además de que utilizó todo lo que estuvo a su alcance para mantenerse en el poder –incluyendo acciones corrompidas- en el manejo de los recursos del Estado”.

El candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), actúa como amo y señor. Él procede como un emperador, al que sus súbditos tienen que obedecerle, lo que motiva a que actúe aferrado a acciones negativas en el proceso político democrático prevaleciente en la República Dominicana, razones por las cuales, la democracia y el país le exhortan a los hombres y mujeres de la nación, depositar su voto en la urnas a favor del licenciado Danilo Medina, candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Necesitamos que en el país prevalezca la conducta gubernamental dirigida al desarrollo social y la transformación de las condiciones de vida de todos los hombres y mujeres que luchan por el bienestar de las familias, sin bajas estridencias gubernamentales , pero sí, aferrados a la dignidad y el decoro que demanda la patria.