Identificación Vs delincuencia motorizada

Por Carlos Luis Baron miércoles 26 de diciembre, 2012

No logro aceptar eso de que unidades vehiculares permanezcan transitando y transportando personas y objetos por las vías públicas de nuestro país exhibiendo una sola placa de identificación en la parte trasera del chasis, cuando se trata de un documento que coadyuva, además de fortalecer el erario público, a la prevención de ciertos crímenes y delitos al proveer datos que informan sobre marca, color original, capacidad, etc., y ¿qué decir del propietario?…

De igual manera reaccionamos frente a los motociclistas. Al respecto, vemos desfilar disposiciones normativas que parece que quedan en el olvido a corto plazo. Tales como el uso “obligatorio” de un casco protector, un chaleco lumínico que resalte la numeración de la placa correspondiente a la moto, tal como ha de identificarse dicho casco. Incluso se ha estado debatiendo sobre alguna modalidad de Seguro de Ley para las utilizadas como transporte público…

Imágenes que dan muestras de recientes asaltos en las vías públicas, y a plena luz del día, tales como el asalto perpetrados por los motociclistas apodados “Los Moscas”, vienen a fortalecer nuestra tesis en pos de una adecuada identificación vehicular. Acciones como la de ese pillaje al camión del Plan Social de la Presidencia nos mueven a varias reflexiones. ¿Habría pedido auxilio, el conductor del vehículo, al percatarse de las acciones vandálicas de que era objeto?…

¿Cómo se explica la comisión de tales saqueos en lugares de tan congestionado tránsito sin que se note en las imágenes tomadas y publicadas algún asomo de temor en los rostros de los malhechores ante la posibilidad de ser captados e identificados por las lentes de cámaras y celulares muy en boga en estos tiempos?… ¿Acaso es que la experiencia en el modo operandi de esos antisociales justifica el no temer al Poder Judicial?…

Sólo la institucionalidad en la administración de dicho Poder podrá garantizar el orden y la paz social que todos anhelamos y merecemos. Mas han de “ejecutarse” medidas preventivas a la premeditación del delincuente. El duplicado de placas para los vehículos de pasajeros y cargas, así como la obligatoriedad de casco, chaleco y placa para los motociclistas, e incluso un seguro para los que se dedican al transporte público, aportaría positivamente a dicha prevención.

Tales medidas aportan a la corrección de lo que “está malo”, decisión del honorable señor presidente de la República. Si una sola placa implica economizar en costo, no así resulta con el efecto al libertinaje que ello implica. Cuando en New York queremos abordar un taxi, por ejemplo, solemos percatarnos de que posea una letra te (T) al inicio de la numeración. ¿De qué modo podríamos hacerlo preventivamente si sólo contara con una chapa en la parte de atrás?…

En dominicana resulta incómodo informar de modo preventivo a un familiar o amigo que se halla a distancia, sobre el número de la placa del vehículo a abordar. Pero también el poder percatarnos de si lleva o no la requerida identificación antes de abordarlo. ¿Cómo identificar y alertar eficazmente a las autoridades sobre un vehículo denunciado como dado a la fuga cuando sólo podríamos verificar la placa en el momentos en que se alejan de nosotros?…