Ideólogo muerto junto a “Raúl Reyes” era cantante y compositor de vallenatos

Por admin sábado 1 de marzo, 2008

Bogotá, 1 mar (EFE).- El colombiano "Julián Conrado", ideólogo guerrillero abatido hoy junto al "número dos" de las FARC, "Raúl Reyes", era un cantante y compositor de vallenatos e intérprete de la guitarra y el acordeón que reunió su producción en cinco discos compactos. "Conrado" era el más destacado representante de la llamada "canción fariana (por las FARC)", que se hizo pública en los tiempos del fracasado proceso de paz del Gobierno del ahora ex presidente Andrés Pastrana (1998-2002) con la organización rebelde.

El artista insurgente fue una de las más populares figuras de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en la "zona de distensión", territorio del sur desmilitarizado para el diálogo, según lo recuerdan hoy distintos medios.

Además de ser comisionado en mesas temáticas del proceso de negociación, "Conrado" animaba con su música y letras las noches en la aldea rural de San Vicente del Caguán, que sirvió de sede a los portavoces de ambas partes.

Esa localidad, en el departamento selvático del Caquetá, fue el eje del territorio desmilitarizado de más de 42.000 kilómetros cuadrados que los insurgentes controlaron de octubre de 1998 a febrero de 2002.

Las versiones recuerdan que "Conrado" grabó en 1989 su primer disco, titulado "Mensaje fariano", y que tras él siguieron "Arando la paz", "Versos bolivarianos", "Respirando dignidad" y "500 años".

Los archivos militares muestran que Guillermo Enrique Torres, el nombre de ideólogo abatido, había nacido en 1954 en Turbaco, localidad vecina a la ciudad caribeña de Cartagena, y que en 1983, a los 29 años de edad, se alistó en el grupo guerrillero.

Lo hizo tras una trayectoria juvenil en movimientos comunistas o de izquierda, y con la inclinación política que le abrió el camino como ideólogo que lo mantuvo cerca del Secretariado (mando central) de las FARC, al que también pertenecía "Raúl Reyes", portavoz internacional de la misma organización.

Ambos murieron junto a otros quince rebeldes en el bombardeo de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) al campamento en el que se hallaban, localizado al otro lado del río Putumayo, en Santa Rosa, paraje en las selvas ecuatorianas. EFE