Iglesia Católica tilda de criminal médicos no atiendan pacientes por estar en huelga

Por admin sábado 15 de marzo, 2008

Santiago, 14 de marzo 2008.- La Conferencia del Episcopado Dominicano tildó como inaceptable la suspensión de las labores en los hospitales gubernamentales promovido por el Colegio Médico Dominicano, en demanda de aumento salarial para su membresía. La Iglesia Católica, a través del periódico Camino, órgano oficial de la Conferencia del Episcopado Dominicano, considera que ulitizar el dolor de un ser humano como medio de presión para conseguir beneficios económicos es un crimen.

Dice la entidad religiosa que la práctica frecuente del CMD de paralizar los servicios en los hospitales del Estado para alcanzar reivindicaciones, niega la esencia de un profesional que tiene la noble misión de salvar vidas, de aliviar el dolor y extender el espacio entre la vida y la muerte.

Las escenas, cita el semanario que se observa en los centros de salud cada vez que hay un paro de los médicos son desgarradores.

Para la Iglesia Católica, gente humilde que apenas respira y que en su rostro refleja la miseria,m no debiera sufrir la impotencia de ver negados sus derechos de recibir asistencia cuando más lo necesitan.

En su opinión editorial, el periódico Camino lamenta ver como a través de los años la imagen del médico se ha ido deteriorando.

Y sostiene que de un respecto y visión casi sacerdotal que se tenía de él, se ha pasado a una sombra que se desvanece con el tiempo.

Condena el hecho que el Colegio Médico Dominicano suspenda las labores en los hospitales del Estado buscando lo mercurial que ha sepultado el juramento hipocrático,, cuyo cuerpo ético es un canto a la vida y al compromiso con el enfermo.

Admite, que los médicos necesitan un slario que les permita vivir en mejores condiciones, afirmando que son muchas las exigencias que deben llenar a cabalidad.

Comprende la Iglesia Católica la reacción de indignación que viven los profesionales de la salud cuando observan a funcionarios del Gobierno y de los ayuntamientos percibiendo salarios escnadalosos que no se corresponden con su nivel académico ni con la labor que realizan.

El deitorialsita afirma que su único mérito ha sido pintar sus acciones en un color partidario.

Confiesa la Conferencia del Episcopado Dominicano de que existren funcionarios que sólo escuchan el lenguaje de las protestas.

Condena que ninguna de las razones que justifican privar a un ser humano de recibir las atenciones necesarias en medio del dolor y la debilidad.

Sostiene que existen otras acciones para conseguir los reclamos enarbolados.

Para el rotativo hay otros métodos para sensibilizar a los responsables de mejorar el sistema de salu9d, del cual los galenos son un elemento primordial.

Pide a los médicos que por Dios, no sacrifiquen a los débiles y con la vida no se juega, sugiriendo que hay que evitar que el sindicalismo ahogue la razón.

Hace voto para que la sensatez y el amor al prójimo estén siempre en primer lugar.