Iglesia reitera que el Gobierno debe indultar a políticos presos

Por martes 20 de diciembre, 2005

Caracas, 20 dic (EFE).- La Iglesia católica de Venezuela reiteró hoy su llamamiento al presidente, Hugo Chávez, para que "propicie medidas de gracia" e indulte a los políticos opositores encarcelados, para así reducir la conflictividad política.

El arzobispo de Caracas, Jorge Urosa, recordó que la jerarquía católica nacional ya efectuó ese exhorto en enero pasado.

"Lamento mucho y deploro lo que haya pasado, aunque uno no sabe cuáles son todos los datos (…), pero ya el Episcopado llamó al Gobierno a propiciar medidas de gracia para que quienes actualmente están detenidos por delitos que tienen que ver con la cosa política puedan recuperar su libertad", manifestó Urosa a los periodistas.

El Gobierno asegura que en el país no existen presos políticos, sino políticos presos por incurrir en delitos penales, entre ellos policías y militares involucrados en la veintena de muertes que dejó el golpe de Estado que derrocó a Chávez durante dos días en abril de 2002 y una posterior huelga de 63 días culminada en febrero de 2003.

Son alrededor de una veintena los antichavistas que se encuentran detenidos, entre ellos el sindicalista Carlos Ortega, condenado este mes a casi 16 años de cárcel por liderar "un paro insurreccional para derrocar a un gobierno", según el Tribunal Supremo de Justicia.

"Generalmente no son personas delincuentes, asesinos, criminales; creo que es importante que esta gente se beneficie de medidas de gracia para que haya como una especie de demostración de amplitud y diálogo necesario para Venezuela", añadió el prelado.

Urosa ha sido uno de los pocos obispos católicos venezolanos excluido de los ataques de Chávez, quien este año llamó al cardenal Rosalio Castillo Lara "bandido poseído por el demonio", luego de que el purpurado se mostrara partidario de una "rebelión constitucional pacífica" contra el Gobierno.

El vicepresidente del país, José Vicente Rangel, dijo el pasado lunes que, por su actitud conciliadora, Urosa "recibe dentelladas de fanáticos irracionales que, cuando se habla de diálogo, reaccionan como aquel personaje nazi que decía le provocaba sacar la pistola cuando le mencionaban la palabra cultura".

"Aquí hay gente que cuando le mencionan la palabra diálogo les provoca sacar la pistola", remarcó Rangel, y sostuvo que el Gobierno no pone más condición que el respeto a la ley para dialogar.

"Cada sector que participe debe estar consciente de que hay reglas de juego", tales como "el respeto absoluto y total a la Constitución".

Actualmente, destacó, "hay gente que está dialogando con el Gobierno y que estuvo involucrada en hechos que tuvieron que ver con la estabilidad democrática y constitucional del país. Sin embargo, ahora aceptan las reglas del juego y estamos conversando con ellos y no tenemos ningún problema". EFE