Incidentes violentos y muerte de un ciudadano en ronda electoral

Por jueves 1 de diciembre, 2005

El Cairo, 1 dic (EFE).- La quinta jornada electoral egipcia ha vuelto a ser motivo de incidentes violentos, sobre todo en la provincia de Kafr el Sheij, en el Delta del Nilo, donde un hombre murió por disparos policiales en medio de una reyerta electoral.

Los enfrentamientos entre simpatizantes del candidato del gobernante Partido Nacional Egipcio (PND) y de un independiente acabaron con la vida de Gomaa Saad Al Zeftawi, un simpatizante del PND, según el Ministerio de Interior.

Sin embargo, fuentes médicas del Hospital General de Baltim, en la citada provincia, afirmaron a EFE que Zeftawi murió en el hospital víctima de las heridas causadas por disparos de la policía, que intentaba dispersar a los participantes en una pelea entre simpatizantes de los dos candidatos.

Las fuentes del hospital, informaron, además, de que recibieron a cerca de 200 personas heridas, entre ellas algunas que sufren síntomas de asfixia producidos por los gases lacrimógenos lanzados por la policía.

Varias Organizaciones No Gubernamentales (ONG) implicadas en el control de las elecciones, entre ellas la Organización Egipcia de los Derechos Humanos (OEDH) y la Campaña Nacional para la Supervisión de las Elecciones (CNSE), además del Centro Arabe para la Independencia de la Justicia, condenaron los hechos que rodearon los comicios.

La OEDH repudió la muerte de un ciudadano que, según ella, era de los partidarios del candidato opositor Hamdin Sebahi, del Partido Al Karama, en Kafr El Sheij.

Una condena similar manifestó la CNSE respecto a lo sucedido en Kafr El Sheij, según sus observadores, a los que no se permitió entrar en los colegios electorales por instrucciones de la gobernación.

La organización pidió al Ministerio de Interior y a la Comisión Suprema Electoral que controle a la policía para garantizar el normal desarrollo de la votación.

La CNSE denunció, además, la detención de un total de 160 seguidores de dos candidatos del grupo islámico integrista Hermanos Musulmanes en Kafr El Sheij.

Por su parte, el número dos de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Habib, aseguró a EFE que la policía detuvo a centenares de simpatizantes de su organización, y afirmó que 725 de ellos continúan arrestados.

"Pese al gran despliegue policial, las dificultades puestas para que la gente acuda a votar, los gases lacrimógenos contra las mujeres, la muerte de una persona y la intimidación utilizada por el PND, esperamos lograr entre 20 y 25 escaños o más", comentó.

El dirigente del grupo islámico alabó que "todo el pueblo insistió y se superó para asumir su responsabilidad pese a los intentos del PND".

La Hermandad denunció también que la violencia, ocurrida dentro y en los alrededores de los centros electorales, causó que un partidario del candidato del grupo en Damietta sufriese la amputación de una mano.

También se produjeron incidentes en Al Arish, la capital de la provincia del norte del Sinaí, donde la policía impidió que votasen las mujeres que llevan el "niqab" (velo que cubre el rostro), según el grupo islamista.

Sin embargo, el Ministerio de Interior afirmó que las medidas de seguridad adoptadas en contra de algunos miembros del grupo semiclandestino de los Hermanos Musulmanes "no son nuevas", y las justificó en que la organización es ilegal.

En un comunicado, el Ministerio insiste en que miembros de este grupo decidieron intencionadamente exagerar y divulgar informaciones falsas sobre la detención de un número de sus simpatizantes para crear confusión durante las elecciones.

Pese a ser un grupo ilegal, los Hermanos Musulmanes se presentan como el gran triunfador, hasta el momento, de las elecciones, ya que han conseguido quintuplicar los 17 escaños que consiguieron en los comicios de 2000. EFE